«hume y descartes» comparación

Share Button

HUME
CONTEXTO HISTÓRICO
En contraste con el absolutismo en Inglaterra un ambiente de mayor tolerancia y libertad. Estamos ante la monarquía parlamentaria. Se consolida en Inglaterra el sistema parlamentario. Durante el siglo XVIII se produjo en Inglaterra un notable desarrollo económico. Surge la burguesía. En 1694 impulsó la iniciativa privada. Surgió una industria incipiente. Y se sentaron las bases de la revolución industrial. En el plano cultural el desarrollo de la física y de los métodos inductivos. Surgen las academias. Las ciencias naturales conocen un nuevo impulso. Nace la revolución industrial.
David Hume nació en 1711 en Edimburgo marcó a Francia con el deseo de dedicarse a la filosofía. Escribió “Tratado de la naturaleza humana”. Hume muere en 1776.

CONTEXTO FILOSÓFICO
El empirismo es una corriente filosófica fundamentalmente británica. Los empiristas están de acuerdo con la tesis cartesiana que afirma que el punto de partida del conocimiento son las ideas. Pro más próxima a las ciencias naturales. Cierto es lo que la mente parece recibir de fuera: exactamente aquello que Descartes consideraba confuso. Para los empiristas, todo conocimiento proviene de la experiencia.
Los empiristas defienden que todo conocimiento a partir de qué experiencia. Así pues, la experiencia es al mismo tiempo el origen y el límite de todo conocimiento. ¿Somos, al nacer una hoja en blanco? (racionalistas) ¿O bien partimos de unos mecanismos innatos que hacen que la razón pueda dar sentido a lo que vamos descubriendo? (Descartes) El empirismo llevado al límite genera el escepticismo.
El conocimiento es el acuerdo o desacuerdo entre las ideas, y no como el acuerdo entre las ideas y las cosas. Empiristas y racionalistas dicen que para llegar al conocimiento hay que partir de las ideas. El empirismo de Locke que influyó a Hume defiende la necesidad de reflexionar sobre el conocimiento, es decir, del conocimiento de las ideas, para estas ideas interpretadas desde la experiencia.
La diferencia con Descartes se pronuncia sobre el origen de las ideas que contiene la conciencia. Descartes afirmaba que la mente posee ideas innatas. Para Locke la razón no es creadora si no receptora de contenidos. La experiencia es el origen y el límite. Así al nacer somos una hoja en blanco. Analiza la conciencia: en ella encuentra dos tipos de ideas, las de sensación y las de reflexión. Las primeras corresponden a la experiencia de los sentidos, aquello cuyo origen viene del mundo exterior, y las segundas de la experiencia, el mundo de la mente. Tanto las ideas de sensación como las de reflexión sólo son experiencia, percepciones del estado de nuestro espíritu. Una mesa o una silla son ideas de sensación y darnos cuenta de que estamos contentos o tristes es una idea de reflexión.
Si todo conocimiento procede de la experiencia habrá que explicar cómo podemos concebir una idea. La explicación es que la razón no puede crear nada. Hay ideas simples e ideas complejas. Las simples se obtienen de la experiencia. Las complejas son elaboradas por la mente.
Con ideas se construye el conocimiento: la intuición (idea simple) es la percepción directa, y la demostración (idea compleja) es un conocimiento indirecto.

LA TEORÍA DEL CONOCIMIENTO DE HUME
Con David Hume culmina el movimiento empirista. Heredero de Locke y Berkeley, Hume es más radical. Hume considera que debemos reconocer que inicialmente sólo sabemos que algunas de las representaciones que nos aparecen en la conciencia son muy nítidas e intensas, mientras que otras no lo son tanto.
Las primeras reciben el nombre de impresiones que pueden ser de sensación y de reflexión, las segundas reciben el nombre de ideas. Hume establece la norma fundamental de su obra, el principio de correspondencia: a toda idea le corresponden impresiones de las cuales deriva.
Esta claro que en la mente encontramos ideas que no reproducen ninguna impresión, pero eso es así porque no todas las ideas son simples. Hay ideas complejas que resultan de la agregación en la mente de diversas ideas simples y que no tienen conexión directa con ninguna impresión. Este supuesto será utilizado por Hume en la crítica del concepto metafísico.

Dos tipos de conocimiento:
– Las relaciones de ideas tienen un carácter necesario. La negación de este tipo de conocimiento es contradictoria. Las relaciones de ideas constituyen la máxima certeza.
– Las cuestiones de hecho lo que efectivamente ocurre, que conocemos por experiencia son contingentes.
No hay nada en nuestro conocimiento fuera de relaciones de ideas y cuestiones de hecho originadas a partir de la experiencia.
Tres conceptos clave del conocimiento son: Definición (es la respuesta a un interrogante), Sustancia (lo que distingue una cosa de otra), y Causalidad (responde al porque).
¿Podemos definir qué es el ser humano? Según Hume no, porque no tenemos experiencia de los aspectos comunes del género humano por lo tanto no tenemos una representación general. Hume defenderá que no tenemos conocimiento de las definiciones generales, pero que la mente se acostumbra a asociar a una sola palabra objetos. Hume nos recuerda la posibilidad de error que tienen todas las generalizaciones. Si la única fuente del conocimiento ha de ser la experiencia, el hecho de compartimentar la realidad puede ser útil.
Hume critica el conocimiento de la idea de sustancia, es decir, del sustrato permanente en que consiste cada cosa. Si aplicamos con Hume el principio de correspondencia ¿de que impresiones proviene esta idea? Tenemos impresiones de las cualidades de las cosas, pero no de las cosas en sí mismas. La sustancia no es más que un nombre con el que la mente presenta un conjunto de cualidades.
Hume quiere llegar hasta el final: como toda sustancia, la sustancia pensante no es más que una colección de impresiones. Nadie ve su yo cuando mira dentro de sí, tan sólo percibe un flujo de ideas. Percibimos representaciones mentales, pero no la mente en que supuestamente se dan.
Su propuesta consiste en una especie de modelo mecánico en el que las ideas ejercen entre sí fuerzas de atracción y de repulsión. Semejanza, contigüidad y causalidad. De las tres leyes Hume se centra en el análisis de la causalidad. Sólo son significativas las ideas para las cuales podemos encontrar un origen en las impresiones. Por tanto, habrá que buscar qué impresiones van asociadas a la idea de causalidad.
EL EMOTIVISMO MORAL (ÉTICA)
El mundo humano no es el de las grandes y absolutas verdades dogmáticas, sino el de las verdades probables y cambiantes. Hume ha dado origen al Emotivismo moral, llamado así por la importancia que concede al sentimiento como determinante de la acción. La tesis fundamental del Emotivismo es que no hay posibilidad de explicar la moralidad sin recurrir al sentimiento.
Hume minimiza el papel que la razón desempeña en la moral. La razón es una manifestación de la naturaleza instintiva del hombre. Pero el juicio moral supone conocer previamente lo bueno y lo malo y este no puede ser establecido por la razón: no tenemos impresiones o ideas. Además, el valor moral de los actos depende del sentimiento que suscitan en el sujeto. La moral no se fundamenta en cuestiones de hecho, tampoco en relaciones entre ideas, sino en los sentimientos. Los sentimientos se fundamentan en las creencias.
Como tenemos la misma naturaleza somos seres sociales y la sociedad dicta lo bueno y lo malo. La “común naturaleza humana” es fundamento de la moral. Pero la acción es siempre motivada por el sentimiento.
Hume considera la utilidad como causa de la sociedad. La sociedad se forma a partir de la familia. Su teoría política presta atención a los datos de la experiencia y rechaza las hipótesis que no se confirmen con los hechos. No admite así un “estado de naturaleza”. Entiende en muchos caos se hace con el poder la persona que destaca en la defensa de la sociedad. ¿En que se basa pues la obediencia política de los súbditos? La razón de la obediencia es la utilidad.

TEXTO HUME
1- Todo lo referido, anteriormente nos lleva a la conclusión que la diferencia entre la virtud y el vicio no radica en aspectos puramente intelectuales, sino más bien sentimentales; por que son percepciones. La moralidad no es juzgada sino sentida; aunque esto se confunda con una idea.
2- ¿De que naturaleza son estas impresiones? Son sentidas y percibidas porque lo verdaderamente cierto es que la virtud nos proporciona placer y el vicio dolor.
3- Entonces, una acción será virtuosa o viciosa por el placer o malestar que produce de manera que al dar una razón de ese malestar o bienestar estamos explicando el vicio o la virtud. Cuando sentimos una satisfacción hablamos de virtud. Para dar explicación de la virtud no buscamos razones ni nos preguntamos el porque sino que sencillamente las sentimos.
Lo moral lo recibimos a través de los sentidos.

VOCABULARIO DE HUME

Ideas

Son derivaciones de las impresiones sensibles.
– Percepción: es una imagen que se encuentra en la mente y que es transmitida a ella por los sentidos.
– Las impresiones resultan de los sentidos. Las ideas de las impresiones y las percepciones de los sentidos que llevan a la mente.
– Causalidad: se identifica con las cuestiones de hecho. Entre causa y efecto hay una relación de semejanza. No tenemos experiencia de causa-efecto. La causalidad es la costumbre que hemos adquirido al contemplar causas y efectos.
– Asociación de ideas: como tendemos a unir causa y efecto (juntamos ideas causa y efecto) por medio de ellas explicamos conceptos como sustancia, sujeto,… y de esto no tenemos experiencia.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.