Felicidad colectiva

Share Button

LA ÉTICA DEL BIEN

EL EUDEMONISMO DE ARISTÓTELES:


La ética de Aristóteles trata de orientarnos para que seamos capaces de alcanzar el mayor bien posible en nuestra vida.
La filosofía moral aristotélica es una ética del bien ya que pretende servirnos de guía para lograr ese objetivo.
Las éticas del bien consideran que existe un bien supremo hacia el que debe orientarse la vida humana . Para Aristóteles el máximo que debemos aspirar las personas es la felicidad.
Para Aristóteles tanto el dinero como la fama y el poder son un medio que nos dan ventajas y oportunidades para conseguir un objetivo superior. Según Aristóteles el bien supremo que perseguimos los seres humanos es la felicidad. 
Felicidad en griego eudaimonía por eso la Ética Aristóteles es Eudomonista. 
¿En que cosiste la felicidad?
Según Aristóteles las personas somos distintos al resto de los animales porque tenemos razón y palabra. El ser humano es un animal con logos. Como la capacidad de pensar es nuestra facultad más noble y valiosa, por eso Aristóteles sostiene que la felicidad consiste en realizar aquello que es propio de los seres humanos, la vida racional. 
La más alta felicidad no son las cosas materiales sino la forma de vida del sabio que dedica su tiempo en pensar y buscar la verdad. 

La ética de la virtud:


Para alcanzar la felicidad en la vida práctica, Aristóteles creía que debemos ejercitarnos en desarrollar la virtud. (virtud en griego areté=excelencia). Creía que las personas felices son las que se comportan de manera excelente porque saben actual correctamente en cada situación. Los seres humanos podemos construir nuestra propia felicidad si nos acostumbramos a elegir bien como actuar en la vida. Huir de los extremos, elegir el término medio usando la razón y ser prudentes para saber cual es la conducta correcta en cada circunstancia. (ejemplo una persona generosa en exceso es derrochadora y en defecto es tacaño, hay que saber encontrar el punto medio es decir saber invitar y que también aceptes que te inviten). 

EL HEDONISMO DE EPICURO:


 La felicidad consiste en el placer.
Epicuro creía que el placer es el bien supremo que debemos tratar de alcanzar en nuestra vida. Placer en griego hedoné por eso la ética epicurea es hedonista porque afirma que el bien supremo consiste en el placer. Para la filosofía placer no es el desenfreno sino la ausencia de terror y dolor (perder el miedo al destino, al dolor y a la muerte). 
Hay 3 tipos de placeres: Naturales y Necesarios:
(vestirse o cobijarse por inclemencias del tiempo, cultivar la amistad). Según Epicuro para ser felices solo es necesario este placer.
Naturales pero innecesarios (lujo..)
y Ni Naturales ni necesarios (la fama, éxito..) 
El placer y la ataraxia (impertuabilidad).
Según Epicuro para conseguir la felicidad auténtica hay que evitar la inquietud, llevando una vida serena y equilibrada. La ética de Epicuro propone alcanzar la ataraxia que es un estado de calma caracterizado por la ausencia de perturbación. Para Epicuro los mejores placeres no son los del mundo material sino los espirituales, el conocimiento y la amistad. 

EL UTILITARISMO: (El cáculo de los placeres)


Según el utilitarismo es preciso ir más allá del punto de vista individual. Hay que pensar en las consecuencias de lo que vamos a hacer. Nuestras acciones pueden hacer felices o infelices a las personas que nos rodean. Una acción sera moralmente buena si proporciona bienestar y ausencia del dolor y no sera buena si causa malestar y dolor. 
El utilitarismo hacer un cálculo de placeres es hacer un cálculo de la personas que resultan beneficiados o perjudicados sobre la conducta que vamos a tomar. La utilidad hace referencia a estas consecuencias, una acción es útil cuando hace feliz a un gran número de persona. Para la ética utilitarista la acción moralmente correcta es la que proporciona la mayor utilidad para el mayor número de personas. 

El utilitarismo de Bentham:


Es bueno lo que da placer y evita dolor, por lo que es moralmente correcto dependerá de la cantidad de placer y dolor que produzcan nuestras acciones. Para poder calcular la cantidad de placer y de dolor Bentham consideraba distintos factores: intensidad, duración, certeza o la proximidad de los placeres. 

El utilitarismo de J. S. Mill:


Mill criticaba de Bentham que midiera los placeres de la misma manera, pues le parecía incorrecto. Aglunos placeres como los intelectuales y morales tienen más valor que los placeres que complacen nuestras necesidades. Por eso una vida feliz es algo más que comer, beber y dormir. 

Desarrollos del Utilitarismos:


Hoy en día es habitual adoptar política apelando argumentos utilitaristas. Los gobernantes actúan pensando en las consecuencias de sus acciones beneficien al mayor número posible de personas. Hoy en dia los utilitaristas tratan de satisfacer sus preferencias personales (hay personas que sacrifican su vida para salvar a otras). Por eso no siempre estas preferencias son placenteras, sino que dependen de nuestra elección personal. El utilitarismo acto (mira las consecuencias) el utilitarismo norma (preferencia las normas). 

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.