Vida descendente según Nietzsche

Share Button

Si queremos hacer la comparación de Platón con Nietzsche (además me viene bien para si nos cae Platón), se podría explicar que:

 A. Platón es casi la “bestia negra” de Nietzsche, y gran parte del texto se centra en criticar algunos aspectos de la filosofía platónica. Sobre todo la división de la realidad en dos mundos, poniendo toda la verdad en el “mundo verdadero” -el de las Ideas- y no en el único -que Platón llamaría el “mundo aparente”-, Nietzsche va a negar el dualismo ontológico platónico, de manera que vamos a encontrar muchos puntos de desacuerdo entre ambos.

 B. Otra de las críticas es la constante denuncia que hace Platón del conocimiento sensible como fuente de errores; Nietzsche está profundamente en desacuerdo con ésto, sólo hay verdad cuando aceptamos el testimonio de los sentidos.

C. Sin embargo, hay cosas que tienen en común. Ambos usan un estilo a la hora de escribir que podríamos considerar como “literario”, usan metáforas, relatos, y tienen un lenguaje bastante poético en ocasiones.

 D. Otro punto en el que se parecen es el sentido “aristocrático” de la existencia humana, aunque para Platón se trata de una aristocracia del conocimiento (el bueno es el sabio) mientras que para Nietzsche se trata de una aristocracia de la creación (el bueno es el que crea sus propios valores).

 E. Por último, creo que tienen en común la crítica a la Democracia y los igualitarismos. Mientras que para Platón la Democracia es la forma de gobierno peor, porque es en la que reinan los instintos más bajos del “alma concupiscible”, para Nietzsche es uno de los ejemplos de la “moral del esclavo”, que se basa en los valores equivocados que niegan la vida.


Apariencia:


Aspecto superficial de una cosa que se capta por los sentidos. En la metafísica tra-dicional se utiliza como opuesto a ‘realidad’, lo que, según Nietzsche, es un engaño motivado por el miedoa la contingencia y al perpetuo devenir. No existe tal oposición entre ‘apariencia‘ y ‘realidad’. Lo que seconsidera ‘apariencia’ es la única realidad que existe.

Diléctica


: La dialéctica es el arte de discutir con razones, sin recurrir a lo sensible para hallar la verdad. Para Nietzsche la dialéctica es un engaño de los grandes filósofos de Occidente, es un burdo timo ya que no sirve para entrar en ningún mundo inteligible ni para llegar al conocimiento de ninguna verdad. Tan solo la usan los débiles enfermos que apenas poseen voluntad de poder, e intentan usar la dialéctica para subir en la jerarquía social. Con el uso de esta dialéctica se ha llevado a cabo una trasmutación de los valores, poniendo por encima a los hombres que dominan los..Razonamientos.
Monótono-teísmo= expresión irónica con la que se refiere al monoteísmo desde el punto de vista religioso y filosófico. La filosofía tradicional cae en el monoteísmo cuando renuncia a la vida y establece un principio inmutable, que es el fundamento que explica todo lo que es y ordena jerárquicamente lo que se considera real. Este principio supremo cumple las funciones atribuidas a Dios en las distintas religiones, aunque se lo llame Idea, Nous, imperativo categórico, etc.


Valor= un valor es una cualidad que atribuimos a las personas o cosas porque nos parecen estimables (valores positivos) o rechazables (negativos). Los valores supremos son los que la filosofía atribuye al mundo inteligible inventado por la razón:
Lo existente, lo incondicionado, lo bueno, lo verdadero, lo perfecto…

Yo:


Unidad sustancial que subyace a cualquier estado de un sujeto. Se trata de otra ficción provocada por el lenguaje. Para Nietzsche lo que llamamos ‘yo’ es el escenario de un campo de fuerzas en tensión, que tiene como resultado que un instinto u otro resulten dominantes y a ese instinto dominante lo llamamos ‘voluntad’. Las fuerzas en juego son muy heterogéneas: las hay activas (fuerzas que actúan) y reactivas (fuerzas que se limitan a reaccionar ante la acción afirmativa). El predominio de las primeras origina una voluntad de poder afirmativa, creadora, artística, mientras que el de las segundas provoca una voluntad de poder negativa, conservadora, resentida.


Razón= la filosofía tradicional ha distinguido entre dos fuentes de conocimiento: los sentidos y la razón. Los primeros se han considerado el origen de nuestros errores. Por el contrario, la razón se ha visto como fuente de la verdad. Esta facultad ha generado un mundo verdadero, lo inteligible; y los sentidos nos han presentado un mundo aparente, el devenir. Rompiendo con esa tradición, Nietzsche afirma que los sentidos son los únicos que nos atestiguan cómo es la realidad, el devenir. La verdad establecida por la razón no es más que un mundo ilusorio producto del miedo y cuya existencia es indemostrable.

Idolatría:


el culto a los ídolos, entendiendo por tales cualquier cosa objeto de admirada exaltación. Nietzsche hace un uso metafórico de esta expresión, aplicando este significado religioso a los conceptos supremos. Los filósofos adoran los conceptos forjados por la razón porque para ellos representa la realidad “verdadera”. Para él, estos ídolos de la razón son pura apariencia que no designan nada realmente existente. Los ídolos son momias conceptuales.


Egepticismo= imagen metafórica con la que marca la tendencia a la permanencia, a la intemporalidad, a la petrificación de la filosofía tradicional, es decir, su tendencia a negar el principal rasgo de la realidad: ser devenir. Usa esta imagen porque la representación humana en la escultura y pintura egipcia se caracteriza por el hieratismo, falta de expresividad y movimiento para acentuar la solemnidad de la imagen.


El mal  es concebido en la tradición moral judeocristiana como la ruptura con los preceptos divinos, en tanto la voluntad se opone al servilismo y decide por cuenta propia, sin atenerse a los deseos del rebaño. Esto naturalmente introduce un relativismo moral que históricamente no ha sido tolerado. Pues si cualquier afirmación de la voluntad vale, no hay norma posible. Pues una afirmación quedaría anulada por la afirmación del valor contrario. Nietzsche piensa que la suposición de un ámbito moral de preceptos universales es una ficción de los débiles, de los sumisos, un efecto de la moral de los esclavos instituida por la religión judía, alimentada por el Amor (J.C.) cristiano, y teorizada por la filosofía de Sócrates y Platón. De ahí la propuesta de Nietzsche de subversión de todos los valores. 


Ciencia:


Nietzsche la concibe de dos maneras:

– Primero, como una ciencia heredera de la tradición judeocristiana que se basa en la voluntad de verdad y en la creencia de que la razón , mediante la ciencia puede conocer la realidad, tal cual es, como un fruto o copia de las Ideas inmutables, eternas y divinas.

– 

En el periodo ilustrado
, la concibe como una liberación del oscurantismo religioso, como un saber que afirma la vida y acepta interpretaciones múltiples de la realidad, la cual está en constante cambio (Heráclito).

Cosa:


Lo que en general de algún modo es. O sea, todo lo que tiene entidad, ya sea corporal o espiritual, artificial o natural, real o abstracta. El concepto de cosa equivale por tanto al de ente. A veces se considera que las cosas son las entidades individuales, y en particular las existencias materiales individuales. A veces es sinónimo de substancia. Y es frecuente usar el término como opuesto a ‘persona’.Para Nietzsche no existen las cosas, al igual que tampoco los entes o las substancias. Son ficciones creadas por el hombre para hacer más manejable la realidad.

Devenir, lo que deviene= término con el que se designa el ser como proceso, y que incluye todo tipo de cambio: movimiento, alteración, generación, corrupción… A partir de la filosofía griega, hablar del ser como devenir marca la oposición a la concepción del ser como algo estático. La afirmación del devenir, del ser mutable, se identifica con la concepción dinámica de la realidad, única concepción que para Nietzsche recoge su verdadera naturaleza histórica.

El bien


 Nietzsche, desde El origen de la tragedia, subvierte el sentido de todos los valores morales. El bien, agathós, ha sido desde Sócrates un valor sustentado por los débiles, por la moral de los esclavos que en lugar de concebir el bien como fortaleza y determinación, como afirmación de la voluntad, lo entendieron como sumisión y obediencia y, sobre todo, como prohibición de no destacar por encima del rebaño, de no desoír las leyes que convierten a los creyentes en siervos del amo. Desde el punto de vista del conocimiento, el Bien absoluto, Dios es la máxima abstracción, que no existe en ningún lugar; es decir, el máximo valor es la nada. De ahí el Nihilismo reactivo. 


Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.