Superhombre niño

Share Button

La segunda transvaloración consiste en retomar la moral de señores, para conseguirlo se necesita al superhombre, el encargado de crear nuevos valores tras la desaparición de los judeocristianos, para poder formar la nueva civilización.
La voluntad de poder es igual a la afirmación de la vida, el eterno retorno esto simboliza lo que es la vida. La vida y la muerte son un ciclo, con la muerte de Dios, el tiempo es lineal.

La crítica de todo es la consecuencia de la muerte de Dios, derrumba todos los valores de la cultura occidental. El hombre si quiere la vida eterna debe obedecer y someterse a Dios, si desobedece y peca tiene sentimiento de culpa. Dios es un obstáculo a la libertad humana por eso matamos a Dios, “Dios ha muerto y nosotros lo hemos matado”

Con la muerte del Dios monoteísta se rompe el pensamiento entre lo bueno y lo malo, lo verdadero y lo falso, lo real y lo aparente.

Con la muerte de Dios llega el Nihilismo, es la negación de los valores de la vida, nos damos cuenta del sin sentido de la realidad, al no estar Dios no tenemos orientación, podemos optar por dos tipos de Nihilismo, el pasivo que acepta la ausencia de valores con pesimismo, esta actitud corresponde con la primer metamorfosis del espíritu humano, la transformación en camello que soporta cargas pesadas (obediencia, humildad) es un símbolo de los que obedecen ciegamente. Nihilismo activo es el hombre optimista, que intenta superar la muerte de Dios con una nueva valoración sobre la vida, este representa el paso hacia el superhombre.
En este tipo de Nihilismo esta el hombre que quiere perecer, la segunda metamorfosis, el camello se transforma en león, no es capaz de crear valores pero es necesario para llegar al superhombre. Y del león pasamos al niño, tercera metamorfosis, creador de sus propios valores, simboliza la inocencia y el olvido, un nuevo comienzo, es el paso al superhombre.

Al superhombre le preocupa la vida, exactamente la salud, el placer, tiene ansias de vivir, él esta por encima del bien y del mal, piensa que la igualdad sólo lleva a la moral de esclavos, rompe con la jerarquía de valores tradicionales, se preocupa del “más acá”, desea ser señor viviendo la voluntad de poder, vive el eterno retorno, ya que querer el futuro es revivir el pasado.

Primera tergiversación de Nietzsche, acusación de nihilista, de destructor, no creer en nada, destruye los viejos santuarios para poder construir.
Filosofía del martillo.

“El último hombre” es el heredero del asesino de Dios, se da cuenta de la ausencia de sentido en el mundo y de que no hay valores supremos, saca la conclusión de que no vale la pena vivir.

Nietzsche tiene varias influencias, en su juventud fue seducido por Wagner y su música, donde aparece lo épico y los mitos populares alemanes. Wagner representa para él la esperanza del espíritu libre revelador del misterio de la vida.

Schopenhauer la vida es vivida como una fuerza irracional, cósmica y material, como un destino que domina desde los seres inanimados al hombre. El hombre está condenado al fracaso y sólo la creación artística podrá acercarlo a la voluntad libre, original y liberarlo del pesimismo aniquilador.

Será influido Goethe y Heine.
Admira con gran entusiasmo a Stendhal y a Voltaire.

También ejerce influencias en Unamuno, que hace de la doctrina del hombre de carne y hueso una clara oposición a todo lo racionalista, en la medida en que aparta a éste de la vida humana concreta.

En el raciovitalismo de Ortega y Gasset, que planteará una forma de filosofar como transparencia, desvelamiento. La actitud de la filosofía como rebeldía ante la inmediatez de la conciencia. La realidad radical, para Ortega, es nuestra vida vivida como algo particular.

Los existencialistas lo admiran por el individualismo concreto que defiende frente al individuo abstracto: el hombre, la humanidad.

Los anarquistas lo admiran porque defiende una fuerza o voluntad sustitutiva de Dios que nos hace dueños de nosotros mismos y superadores de la esclavitud, y por su crítica contra toda autoridad religiosa y política, que esclaviza a los individuos.

COMPARACIÓN


La comparación la haremos con Platón.

Éste pensaba que las Ideas era independientes de las cosas, algo es bello pero la Idea de Belleza. Por eso existen dos mundos, el mundo sensible, donde están las cosas, que cambia y el mundo inteligible, el de las Ideas, únicas e inalterables. Dentro del mundo de las ideas Platón distingue Bien, Belleza y Justicia, tanto que la Idea de Bien la compara con el sol.

Para conocer las Ideas Platón recurre a la reminiscencia y a la dialéctica. Él pensaba que el ser humano era la uníón accidental entre cuerpo y alma.

Las cosas del Mundo Sensible son imitaciones de las Ideas, y como dice Platón, “conocer no es sino recordar”.

Nietzsche atribuirá a cada mundo un tipo de conocimiento, en el símil de la línea, cogemos una línea y la dividimos en 4 etapas de conocimiento: imaginación (imágenes), creencia (objetos materiales), pensamiento (entidades matemáticas) y conocimiento (inteligencia).

Platón adopta como modo de conocimiento la dialéctica, que es un proceso continuo.

VIGENCIA

En la actualidad podemos ver reflejada a través de la filosofía posmoderna. En España, ha sido muy importante, desde Pío Baroja y Blasco Ibáñez hasta el perspectivismo de Ortega y Gasset, y en nuestros días en el pensamiento desarrollado por Fernando Savater.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.