Sociedad ilustrada

Share Button

JUSTIFICACIÓN DEL TEXTO DESDE LA Posición FILOSÓFICA DEL AUTOR LA FILOSOFÍA DE PLATÓN + Todas las obras de Platón están escritas en forma de diálogo.  

+ El motivo de esta afirmación hay que situarlo en la concepción que Platón posee de la filosofía.  El pretende conseguir con los diálogos: demostrar lo inconsistente de toda actitud mental y de toda conducta fundada en la opinión

+ La reflexión filosófica, para Platón es construcción: los diálogos platónicos, después de haber demostrado que la opinión no es válida, se esfuerzan por  construir un razonamiento que satisfaga a todo individuo de buena fe

EL OBJETIVO DE LA FILOSOFÍA

 El objetivo de la filosofía platónica, como señala él mismo en la Carta VII, es claramente político.  Organizar el estado con la verdadera filosofía.  La verdadera filosofía, sirve, para orientar la conducta del ser humano, para señalarle cómo debe comportarse, sobre todo, en su convivencia con los demás.  

LA REALIDAD.  (Ontología) CONOCIMIENTO CIENTÍFICO Y MUNDO DE LAS IDEAS.

 Platón tiene la necesidad de plantearse desde un principio cómo es posible que el hombre pueda llegar a obtener este tipo de conocimientos.  Y su respuesta es tajante: si el hombre puede poseer conocimientos es porque existen objetos reales que son necesarios.  Como consecuencia de todo ello, Platón se va a ver obligado a afirmar que, además del mundo sensible en el que vive el hombre, existe otro mundo cuyos objetos son del mundo de las ideas.  Platón piensa que es preciso admitir la existencia real de las ideas.

EL MUNDO DE LAS IDEAS Y EL MUNDO SENSIBLE

A cada clase de objetos que existen en el mundo sensible correspondencia idea y esta idea es la auténtica realidad.  El mundo sensible, la realidad está en segunda clase, de categoría inferior.  


Las ideas son: 

Universales: mientras que las cosas sensibles son individuales y mantienen con ellas, entre otras, la relación que lo particular mantiene con lo universal

Objetivas: ya que no son pensamientos.

 Inmutables e indivisibles: a diferencia de las cosas del mundo sensible que cambian continuamente

Eternas: trascienden el tiempo y no están en el espacio.  Se encuentran jerarquizadas, y en el libro tienen el papel del Bien.  

Este mundo ha sido hecho por el Demiurgo.  No se trata de que el Demiurgo haya creado el mundo de la nada, lo que él ha hecho, por ser muy inteligente, es actuar sobre una materia informe que existía desde siempre, y sacarla de su estado de confusión y desorden para llevarla a un  estado de orden.  

EL SER HUMANO.  (Antroplogía y ética.) EL HOMBRE COMO ALMA.

 Para Platón, el ser humano es un alma espiritual y eterna encerrada, encarcelada en un cuerpo.  Es cierto que Platón distingue en el ser humano tres tipos de almas, pero sólo una de ellas, constituye el auténtico hombre;  las otras dos, son propias del cuerpo y desaparecen cuando éste muere.  Entre el cuerpo y el alma no existe más que una uníón «accidental».  

LA INMORTALIDAD DEL ALMA.  El alma no es sólo la parte más importante del hombre sino que, además, el alma del hombre es inmortal.

NATURALEZA Y DESTINO DEL ALMA.  Platón habla también de la naturaleza del alma, de su existencia antes de encontrarse encarcelada en un cuerpo, Y de su destino.  Utiliza, al hablar de estos temas, un lenguaje distinto, ya que no pueden deducirse por razonamiento, lo que le obliga a recurrir continuamente a símiles y a relatos mitológicos.  


LA PURIFICACIÓN DEL SER HUMANO

Lo importante de estos relatos no es tanto su contenido es más que todo, la idea que Platón quiere transmitir con ellos.  Como Platón piensa que en el ser humano existen tres almas diferentes, a la hora de señalar cuál ha de ser el comportamiento humano, afirma que el alma superior debe someter y dirigir a las otras dos almas.  La virtud necesaria para alcanzar la sabiduría consiste en que el alma racional domine a las almas irascible y concupiscible.  Cuando esto ocurre, el hombre camina hacia su perfección.  Sólo cuando el hombre, siguiendo el método de la dialéctica, llega a la captación de la idea misma de Bien.  

LA SOCIEDAD.  (Política) EL HOMBRE COMO SER SOCIAL

En cuanto a las formas posibles de organizar las sociedades, los sofistas pensaban que no existían unas leyes fijas y universales, expresión de la naturaleza del hombre, que eran las que regularan el comportamiento social.  Este era para ellos el significado del término ley, nomos, frente al de physis.  Pero, también, que el individuo, por si solo, no puede alcanzar el bien, y necesita vivir en sociedad para poder hacerlo.  Si en éste había tres almas -la racional, la irascible y la concupiscible-, en la sociedad hay tres estamentos distintos, cada uno de las cuales corresponden a una de las almas del individuo: los gobernantes, los guardianes y los productores.  -De los gobernantes su virtud propia es la sabiduría, la prudencia.  Y, como los filósofos son los que han contemplado la idea de Bien, el Bien en si mismo, son ellos los únicos capaces de gobernar -Los guardianes tienen como función defender el Estado contra sus enemigos exteriores -Los productores, que constituyen la clase más  numerosa, tienen como función el producir y elaborar los bienes de consumo necesarios para satisfacer las necesidades de la comunidad


DIVERSAS FORMAS DE ORGANIZACIÓN DEL ESTADO

Los militares, al llegar al poder, y como consecuencia de su educación, se habrían preocupado más por resaltar su valor personal de guerreros que por defender los intereses del Estado.  La forma de gobierno, en la que los militares se encargan de los asuntos públicos, recibe el nombre de oligarquía timocrática, y en ella existe el orden, pero no el fundamento del mismo.  Después se dio una oligarquía plutocrática.  En esta sociedad, la división entre ricos y pobres se hace cada vez más profunda: los pobres son cada vez más pobres y más numerosos y los ricos son menos y más ricos.  Cuando los pobres se rebelaron, ocupando el poder se da la democracia.  En esta forma de gobierno, cada uno interpreta la ley a su gusto.  El tipo de gobierno que se impone en este caso es la tiranía.  Cuando en éste, ya no existe la ley, sino la voluntad de un individuo, que decide conforme a sus intereses o caprichos.  A través de este análisis se puede apreciar cómo, para Platón, la única forma de gobierno válida es aquella en la que los filósofos tienen el poder.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.