Síntesis de la ética kantiana

Share Button

INTRODUCCIÓN:


Kant nace en el S.XVIII en Könisberg (Alemania). Fue educado en un ambiente rígido dentro del Pietismo (corriente protestante que abogaba por la austeridad, la humildad, el rigor moral…). Fue capaz de abordar en su filosofía todos los temas que habían sido objeto de reflexión filosófica a lo largo de su siglo. En la universidad se interésó por la filosofía, las ciencias naturales, la física y las matemáticas. Se sitúa dentro del periodo ilustrado y es considerado el máximo filósofo ilustrado.  Su célebre afirmación “Sapere Aude!” (¡Atrévete a Saber!) es símbolo de autonomía relacionado con la mayoría de edad y la capacidad racional.  La visión kantiana se acerca a los ideales proclamados por la Revolución Francesa en donde triunfaba la libertad, la autonomía y la igualdad ante la ley. La corriente que defiende es el idealismo trascendental en donde realizará una síntesis entre el Racionalismo y el Empirismo. Su obra más famosa es la Crítica a la razón pura, en donde expone su epistemología. La filosofía kantiana se puede resumir a través de cuatro preguntas:

¿Qué puedo conocer

De responder a ella se encarga la Metafísica/Epistemología.

¿Qué debo hacer?

La Ética será la encargada de responder ¿Qué me cabe esperar?
Responderá la Religión ¿Qué es el hombre?
A ella responderá la Antropología Kant es un autor de referencia obligada, pues no es fácil encontrar a un solo pensador posterior a Kant que no incluya en su obra alusiones a sus idead y textos.

EPISTEMOLOGÍA


En esta exposición nos centraremos en la primera pregunta

: ¿Qué puedo conocer?

Hasta el momento se encontraban por una parte los racionalistas, que consideraban que el único conocimiento válido era aquél que provénía de la razón, al margen de los sentidos; y por otra los empiristas, que consideraban que el conocimiento sólo podía depender de la experiencia. Respecto a esto, Kant no comparte ninguna de estas dos ideas, sino que realizará una síntesis entre el Racionalismo y el Empirismo. Esto se conocerá como “idealismo trascendental”. Así pues el Cto pasa a entenderse como la suma de razón y experiencia. Para que podamos hablar ce conocimiento es necesario partir de una base empírica que deberá pasar por el filtro de la razón (frase célebre: “todo Cto comienza con la experiencia, pero no todo procede de ella.) Antes de leer a Hume, Kant era racionalista y él mismo dice que Hume lo “despertó de su sueño dogmático”. Sin embargo, Hume se radicaliza hasta llegar al escepticismo, negando la posibilidad de un Cto objetivo, sin embargo, Kant sí cree que podemos lograr un conocimiento objetivo, aunque limitado por nuestras capacidades cognoscitivas, y tratará de demostrarlo. Para ello, Kant escribe “La Crítica de la razón pura”, en donde se planteará la metafísica como ciencia. Observa que al contrario de la matemática y a física la metafísica no ha avanzado, a su parecer, porque los metafísicos no han realizado una crítica previa de las propias capacidades de la razón las cuales se van a juzgar desde a razón misma. Así pues, pretende establecer unos límites a nuestras capacidades cognoscitivas tratando así de hallar las condiciones puras del cto humano. Kant observa que la ciencia avanza porque posee un método, el hipotético-deductivo, que nos permite anticiparnos a los resultados (hipótesis y contrastación). De acuerdo a lo anterior, se afirma que: solo hemos de buscar en la naturaleza lo que nosotros mismos hemos puesto en ella.


Todo ello supone un giro metodológico, denominado giro copernicano,  por el que el saber ya no se rige por os objetos, sino que han de ser los objetos quienes se conformen al sujeto. A esta manera de operar Kant la denominará “método trascendental”.
Esto llevará a distinguir entre dos conceptos: (1)
Fenómeno, que es lo que  podemos conocer; y (2)
Noúmeno, que es lo que no podemos conocer porque está fuera de nuestras capacidades cognoscitivas. Kant observa además que la ciencia avanza porque usa los denominados “juicios sintéticos a priori”. Son una mezcla de los juicios analíticos “a priori” (Racionalismo) y  de unos juicios sintéticos “posteriori” (Empirismo). En los “juicios sintéticos a priori” la verdad no deriva solo del análisis del enunciado, es decir, amplían el conocimiento, y además, no pueden ser rechazados por la experiencia, pues son considerados universalmente válidos. Veamos ahora como funcionan cada una de nuestras facultades cognoscitivas y la posibilidad de los “juicios sintéticos a priori” en las Matemáticas, la Física y la Metafísica. (1)
La sensibilidad: Estética trascendental: La sensibilidad es la capacidad de tener sensaciones. Los modos de la sensibilidad son: (1)
externo (espacio) e Interno (tiempo). Espacio y tiempo son las intuiciones puras de la sensibilidad:
No son propiedades de las cosas, sino condiciones subjetivas a priori. Por tanto, el fenómeno es el conjunto de materia y forma

Los juicios sintéticos a priori en a Matemática


La matemática no  es una ciencia que parte de la experiencia y por tanto todos los juicios de la matemática son a priori ya que los establecen a margen de esta. Kant añade además que son sintéticos ya que amplían nuestro conocimiento y que son universalmente válidos. (2)

El  entendimiento: Analítica trascendental

Una vez percibidos los objetos, pensamos los fenómenos mediante el entendimiento. El entendimiento, es la facultad de juzgar/pensar. Para poder pensar el objeto necesito conceptos. Kant hace hincapié en un tipo de conceptos, las categorías trascendentales, que son a priori, los pone el entendimiento y los contiene el sujeto trascendental.

Los juicios sintéticos a priori en la Física

Kant se refiere solo a la Física pura, aquella que posee universalidad y necesidad. Kant lo justifica con el siguiente argumento: la naturaleza es el mundo de los fenómenos, pero para interpretarlos usamos categorías.
(3)
La razón: Dialéctica trascendental La Razón (ideas) unifica los conocimientos de los fenómenos, con tal de agruparlos. Mediante esto se realiza a unificación progresiva de la realidad. La razón,  para realizar tal unificación, usa ideas que son independientes de a experiencia:
Alma (inmortalidad), Mundo (libertad) y Dios.
Estas ideas nos permiten conocer a totalidad de los fenómenos.

¿Son posibles los “juicios sintéticos a priori” en la Metafísica?

Tras haber desarrollado todo lo anterior, llega a la conclusión de que la metafísica no es posible como ciencia, ya que no podemos tener unos conocimientos de las cosas en sí mismas, ni en concreto del alma, del mundo y de Dios, porque para ello necesitaríamos tener experiencia de ellos.  No obstante, es una tendencia natural y cumplen unas funciones: (1) negativamente, señalán los límites del cto y (2) positivamente impulsarán a ampliar el campo de la investigación hacia nuevas experiencias. Finalmente Kant establece una distención entre ciencia y metafísica/filosofía.

La ciencia:

trata de explicarnos como es el mundo, es un saber de primer orden.

Metafísica/filosofía:

trata de explicar cómo es posible e conocimiento sobre el mundo. Saber de segundo orden.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.