Santo Tomás de Aquino moral y política

Share Button

Santo Tomás


*La razón y la fe:

tiene un objetivo en su obra que consiste en mostrar que las creencias cristianas no son contrarias a la razón. Parte del supuesto ontológico de que hay dos órdenes de realidad: el natural, al que pertenece todo el universo, y el sobrenatural, que es Dios y su gracia. Hay también dos órdenes de conocimiento que se diferencias con claridad para él:

-Natural: es el conocimiento asociado a las facultades de la razón, que tiene como resultado la filosofía, con plena validez dentro del orden natural.

-Sobrenatural: es el conocimiento que proviene de la revelación divina, cuyas verdades el creyente acepta por la fe, consciente de que exceden lo que la razón alcanza. Su ciencia propia es la teología.

Siendo distintos, no se contradicen, sino más bien que se perfeccionan y complementan.


*Antropología

Sus dos fuentes antropológicas son la doctrina cristiana complementada por la tradición griega procedente de platón y Aristóteles.

Sus principios fundamentales son los siguientes:

-Uníón sustancial alma y cuerpo: el ser humano es un compuesto sustancial de alma y cuerpo, y ambos interactúan de modo inseparable.  El cuerpo forma parte de la esencia humana y es elemento indispensable para el ejercicio plena de las operaciones racionales y sentimentales.

-Unicidad del alma: el alma es una sola y su función es ser forma sustancial del cuerpo, esto es, constituye el principio vital y determinante de todas las operaciones humanas. Es un principio de coherencia y de unidad en el ser y el obrar humanos. Siendo única, tiene cinco potencias especificas con otras tantas funciones; vegetativa, sensitiva, apetitiva, motriz e intelectiva.

Su función mas especifica es la intelectiva, quedando las demás supeditadas a su dominio. El ser humano está dotado de voluntad, por la que tiende hacia el bien.

-Origen y subsistencia del alma: aunque el alma está unida sustancialmente al cuerpo, no se origina del mismo modo. No se hereda, ni se transmite, sino que es creada por Dios. Eso quiere decir que es una sustancia que puede subsistir por sí misma con independencia del cuerpo después de la muerte. El alma se manifiesta como conciencia.
Las carácterísticas del alma son la simplicidad y la espiritualidad, porque sus acto,  son materiales. El alma es incorruptible, esto justifica la inmortalidad.


*El conocimiento

Sigue al de Aristóteles, basada en el proceso de la abstracción. Este proceso tiene su origen en el conocimiento sensible.

Santo Tomás aclara con más precisión que Aristóteles el proceso de abstracción, mediante:

– Impresiones sensibles: los sentidos nos ofrecen siempre objetos particulares, con carácterísticas específicas vinculadas a una materialidad concreta. Los sentidos nos universalizan.

-La imagen intelectual: a partir de la información de los sentidos, la imaginación forma una imagen interior o representación, que los escolásticos llaman phantasma. Esta imagen no es idea, porque está elaborada todavía con la materia común que los sentidos retienen entre seres de la misma especie.

-La actividad del entendimiento: el entendimiento reconoce las imágenes formadas por la imaginación, para abstraer de ellas la idea universal de los diversos objetos o cosas.

En el proceso de abstracción, se pueden distinguir dos funciones del entendimiento:

Agente: prescindir de las cualidades sensibles de las imágenes.

Paciente: las ideas quedan impresas en el entendimiento de forma permanente. En el entendimiento queda la especie común o idea universal de las cosas.


*La ontología

Los principios fundamentales son:

-El ser como primer conocimiento: tenemos conocimiento inmediato de que hay seres muy diferentes: naturales o proporcionalmente intelectuales, así como de las cualidades de las cosas.

-Diversos modos de darse el ente: hay diversos modos de darse las entidades. Uno es el modo de ser la sustancia, otro el de su estatura.

-La composición de los entes: los entes que percibimos tienen una estructura que Aristóteles había analizado. Son compuestos de materia/forma, acto/potencia, sustancia/accidente. No hay ser que no sea compuesto y, por tanto, que no sea cambiante.

-La materia como principio de individuación: las esencias se pueden multiplicar en infinidad de individuos mediante un principio de las individualice. Este principio es la materia signata quantitate, la materia con la cantidad concreta de cada uno de los entes individuales.

-Analogía entre el ser de Dios y el ser de las criaturas: recurre a la analogía como concepto fundamental de su ontología teísta. A Dios le atribuimos el ser por analogía con el ser de las criaturas: estas son y Dios es, pero de modo análogo, no idéntico, porque entre ellas y Dios solo hay en común “que son”. Ambos participan del ser, pero en sentido análogo, porque el modo de ser divino es absolutamente diferente al modo de ser de las criaturas: esto es lo que expresa el concepto de trascendente.


*Moral

Los principios fundamentales de su ética:

-La libertad como tributo antropológico, defiende la libertad humana, entendida como libre albedrío, como capacidad del ser racional para determinar los actos humanos.

-La ley natural como reflejo antropológico de la ley eterna: la ley eterna es el designio de Dios sobre las criaturas. Ese designio, Dios lo imprime en cada una de ellas en forma de ley natural que les impulsa a realizar sus propios fines en el mundo. La ley natural es la presencia en la naturaleza de la ley eterna. La capacidad para distinguir el bien del mal es la conciencia moral.

-La función de los hábitos y de las virtudes. Siguiendo a Aristóteles, para el cumplimiento de la ley natural juegan un papel muy importante los hábitos y virtudes. En el ser humano hay hábitos naturales. Los hábitos fundamentales son las virtudes, adquiridas mediantes repetición de actos que disponen hacia el bien:

Las  virtudes intelectuales o dianoéticas: son inteligencia, ciencia… La prudencia las sintetiza a todas, porque consiste en el ejercicio de la recta razón que en cada momento dicta y hace lo más conveniente para vivir u obrar bien.

Las virtudes morales o prácticas: guardan relación con el tipo de acción que se debe realizar. La templanza, la fortaleza, la justicia se aplica a todo cuanto tiene que ver con las acciones en que están implicados los demás.

Las virtudes teologales: la felicidad está en la posesión de Dios, para la que son necesarias las virtudes teologales: la fe, la esperanza y la caridad.


*Política

Sus principales ideas políticas son:

-El origen natural de la sociedad: los seres humanos son sociables por naturaleza. Por tanto, la sociedad es una aplicación de la propia ley natural, que impone hacer el bien y evitar el mal. Exige la socialización y, por tanto, la convivencia.  Santo Tomás advierte las carencias naturales del ser humano que no habría subsistido frente a otras especies animales, de no haberse asociado.

-Los fines del estado: el fin del estado es el del bien común. Si no se busca el bien común, no se legitima la sociedad ni la autoridad. Lo que supone tres exigencias:

Buscar la paz, procurar el bienestar y la felicidad y fomentar la vida virtuosa.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *