La sociedad natural y el orden divino segun santo tomas

Share Button

TOMÁS DE AQUINO


Contexto

Vivió en el s. XIII. Perteneció a la orden de los dominicos. Se formó en la universidad de París, donde tuvo como maestro a Alberto Magno, y desde 1252 fue profesor en ella.
El s. XIII es el momento de esplendor del mundo medieval y del fin de la sociedad feudal. Se desarrollan las ciudades y con ellas adquiere protagonismo la burguesía. La economía goza de cierta estabilidad y el comercio es floreciente.
Desde el punto de vista cultura hay que destacar. La función de las Universidades. La recepción de las traducciones de los filósofos griegos, árabes y judíos, se puede decir que el XIII es el s. del aristotelismo. La fundación de las órdenes mendicantes (dominicas y franciscanas).
El clima filosófico es la disputa del aristotelismo. Con la llegada de la obra aristotélica y de los comentarios de Averroes a Aristóteles se introducen ideas opuestas al pensamiento cristiano, esto provoca un enfrentamiento entre el pensamiento platónico-agustiniano y los defensores del aristotelismo. Tomás de Aquino y su maestro Alberto Magno consiguieron elaborar un aristotelismo moderado.

Teoría del conocimiento

Su teoría del conocimiento establece qué es lo que podemos conocer y cuáles son los límites de nuestro conocimiento. Tomás siguiendo a Aristóteles, sostiene que el origen de todos nuestros conocimientos está en la experiencia, en el conocimiento sensible. Reconoce que además del conocimiento de lo particular, el entendimiento humano tiene la capacidad de ir más allá de lo sensible, para adquirir un conocimiento intelectual o racional. La explicación de cómo se produce el conocimiento es:
1º A través de los órganos de los sentidos nos ponemos en contacto con la realidad sensible, con los objetos singulares, particulares y concretos. Obtenemos así imágenes particulares (FANTASMAS), que se almacenan en la imaginación o memoria.
2º Mediante el procedimiento de abstracción el entendimiento agente actúa sobre las imágenes o fantasmas, separando sus elementos individuales y elaborando una representación general, su función se reduce a abstraer el elemento universal (la esencia).
3º Esta representación general pasa al entendimiento paciente, que es el que lo recibe produciendo el concepto. El entendimiento agente imprime en el entendimiento paciente el universal y la reacción a esa impresión es el concepto.

Relaciones razón-fe

La teoría del conocimiento tomista le permite:

-Sostener que la razón y la fe son dos fuentes de conocimiento distintas y autónomas.
– Rechazar la teoría de la doble verdad averroísta: aunque la razón y la fe son distintas no puede existir contradicción entre ellas.
Según la teoría tomista existe un conjunto de verdades que son comunes a la razón y ala fe y son los llamados preámbulos de la fe que se distinguen de los artículos de fe por dos razones: circunstanciales: es conveniente que ciertas verdades alcanzables racionalmente sena también reveladas ya que muchos hombres, por algún motivo, no podrían alcanzarlas. Estructurales: dada la posibilidad de error que amenaza al ser humano, conviene que estas verdades lleguen a las personas por vía de revelación, para garantizar su conocimiento.
La colaboración de la razón con la fe es la que permite la constitución de la Teología Revelada como un saber sistemático y ordenado.

Teología tomista

La primera cuestión que Tomás plantea es si es evidente la existencia de Dios, a la que responderá negativamente por eso hay que demostrar la existencia de Dios y lo hará a posteriori, partiendo de lo conocido. Tomás realizará cinco demostraciones o vías de demostración:
1ª vía: del movimiento.
2ª vía: de la causalidad eficiente.
3ª vía: de la contingencia.
4ª vía: de los grados de perfección.
5ª vía: de la finalidad.
En todas ellas se repite un esquema común:
Primero: constatación de un hecho de experiencia.
Segundo: aplicación del principio de causalidad: todo efecto tiene una causa.
Tercero: imposibilidad de una regresión infinita en la seria de causas.
Cuarto: afirmación de una Primera Causa Incausada que se identifica con Dios.
Aunque reconoce la existencia de Dios, Tomás reconoce que apenas se puede hablar de la Naturaleza divina. Sobre la Esencia divina sólo se puede decir que es el que existe. A la Naturaleza divina sólo podemos aproximarnos por Vía Negativa y por Vía de Analogía. De Él podemos decir que:
– Dios es el Primer Motor Inmóvil, Ser Simple y Acto Puro.
– Sus atributos son: perfección, bondad, infinitud, inmensidad, omnipresencia, inmutabilidad, eternidad, unidad.

La estructura de la realidad

La ontología tomista está influenciada por la aristotélica. Tomás realizará su estudio del ente desde el concepto de creación que implica una distinción entre los seres:
– Por un lado Dios, Ser Necesario, que existe y no puede existir.
– Por otro los demás seres, contingentes, que existen pero pueden no existir.
Para hablar de los seres o entes hay que tener en cuenta la esencia y el acto de ser y así Tomás dirá: los entes están constituidos por esencia, en virtud de la cual son una cosa y no otra, y por acto de ser, gracias al cual son. Después de esto, distingue a los seres así:
– Dios, Ser Simple, en el que la esencia y el acto de ser son una y la misma cosa. Dios es el Ser cuya esencia consiste en ser (Puro Acto de Ser).

– Los demás seres, compuestos de esencia y acto de ser, a quienes Dios les ha comunicado ese acto de ser mediante el concepto platónico de participación. Los entes poseen de modo limitado algo que en otra parte, en Dios está de un modo total, ilimitado y perfecto.

Antropología tomista

Tomás de Aquino, al igual que Aristóteles, rechaza el dualismo platónico.
El cuerpo es la sustancia compuesta de cuerpo y alma, elementos inseparables que no tiene existencia independiente. El cuerpo es la parte material y el alma es la forma sustancial. Tomás acepta la inmortalidad del alma señalando que el alma es una forma subsistente e incorruptible. Esto significa que el alma puede subsistir separadamente, entonces algunas capacidades humanas se anulan, como la capacidad sensitiva pero se mantiene la capacidad racional.

Teoría ética

La teoría ética tomista es filosófica y teológica. Con la ética de Aristóteles comparte su carácter eudemonista, finalista e intelectualista.
La ética tomista tiene las mismas características que la aristotélica, pero posee un carácter completamente diferente.
La finalidad del hombre, piensa Tomás, es conocer a Dios y en ello consiste la felicidad plena, pero solo puede alcanzarse en la vida futura. Aunque la felicidad plena no puede alcanzarse en esta vida mortal, sí que puede y debe uno prepararse dirigiendo a ese fin los actos de nuestra voluntad.
Obrar rectamente consistirá en obrar orientándonos hacia Dios. Los actos buenos que nos conducirán a Dios están guiados por la razón. Obrar siguiendo a la razón significa obrar de acuerdo con la ley natural que la propia razón dicta. Ley que ordena:
– Conservar la propia vida
– Preservar la especia
– Buscar la verdad.
Dios es el que crea y gobierna el mundo, y la ordenación divina de todo lo creado se conoce como ley eterna y una de sus partes es la ley natural. Dios decidió que la ley natural se expresase positivamente por medio de la Revelación en la forma de los Dios Mandamientos (Ley divina positiva).

Teoría política

Tomás afirma la naturaleza social del ser humano y defiende que la tarea de la política consiste en regular la vida en sociedad para procurar la felicidad de sus miembros. El buen gobierno es el que busca el bien común y para ello se dictan las leyes positivas. Las relaciones entre la ley positiva y la ley natural las establece Tomás en los siguientes términos:
– La ley positiva es una exigencia de la ley natural en el sentido de que dado nuestro carácter de seres sociales necesitamos leyes que regulen nuestra vida en sociedad.
– La ley positiva es una prolongación de la ley natural y su contenido es una concreción de la ley natural.
– La ley positiva no puede nunca entrar en contradicción con la ley natural.
El planteamiento tomista de las relaciones entre la ley natural y la ley positiva excluye el laicismo como una forma de organizar la vida social.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *