Hileformismo de aristoteles

Share Button

ARISTOTELES

Aristóteles (384-322 a. C) entra en la academia de Platón, donde permanece veinte años. Unos años más tarde acude a la corte de Filipo de Macedonia como preceptor de su hijo Alejandro (Magno) más tarde vuelve a Atenas fundando su propia escuela, el Liceo que tendrá una gran influencia en la vida griega. A la muerte de Alejandro subió al poder en Atenas un partido antimacedónico. Aristóteles huye y al año siguiente morirá en Calcis.La filosofía aristotélica tiene un sentido teleológico, es decir, trata de descubrir la finalidad de las cosas. En Aristóteles todos los seres naturales tienden a alcanzar la perfección que le es propia.

En lo que aparta a Aristóteles de Platón es la teoría de las Ideas. Por eso para él el Bien no es una realidad que se da fuera del mundo real: el Bien es el cumplimiento de esa inclinación que lleva a cada ser vivo hacia su propia perfección.
Ese fin es algo interno de los seres vivos.Aristóteles rechaza la teoría del movimiento de Parménides. La argumentación de Aristóteles para demostrar la existencia de éste se puede ver en este ejemplo: una piedra no es un árbol

Existen pues dos maneras de ser:
El ser en potencia (una semilla es en potencia un árbol) y el ser en acto (un árbol es ya, de hecho, un árbol) Y el movimiento es el paso de la potencia al acto.
Además da a conocer dos tipos de movimiento:

  • Cambio sustancial


    Cuando se genera una sustancia nueva o se destruye una antigua; es un cambio de esencia.
  • Cambio accidental:


    cuando no se generan ni destruyen sustancias nuevas, sino que las que existen se ven afectadas por modificaciones en aspectos no esenciales. A su vez, pueden ser de tres tipos:

    Cuantitativo (cambio de tamaño)
    Cualitativo (cambio de cualidades-

    Alteración

    )
    Local (cambio de lugar)

En todo cambio hay algo que permanece y algo que desaparece, por ejemplo: el agua, al congelarse, pasa del estado líquido al sólido; lo que permanece, el sujeto, el substrato del cambio, es el agua; lo que desaparece, es su estado de liquidez, y lo que aparece su estado de solidez.En este ejemplo tenemos un cambio accidental y lo que permanece a través del tiempo es la sustancia natural sin embargo, cuando tenemos un cambio sustancial no puede ser la sustancia lo que nace o se destruye. Se da así, un nuevo concepto: lo que permanece es un substrato o materia última (también llamada materia primera)
Que es indeterminada, no es ningún ser en particular y por lo mismo puede ser cualquier cosa o ser. En el cambio sustancial, la materia se transforma, adquiere formas o estructuras distintas. Según la estructura o forma que adquiera se genera una sustancia de una especie o de otra.Así, la materia primera es en Aristóteles el concepto absoluto de materia, lo indeterminado; la materia segunda o concepto relativo de materia es ya una materia que ha adquirido una determinada forma.


Las cuatro causas


Para Aristóteles, causas son todos aquellos factores que son necesarios para explicar un proceso cualquiera, y ello implica la materia, la forma que posee esa materia, el agente que con su acción provoca el proceso y el fin a que dicho proceso va destinado.

Se llama teoría hilemórfica a la concepción de que las sustancias naturales están compuestas de materia y de forma.
Esas serían las dos primeras causas, a las que se añaden otras dos:
causa eficiente y fin.

La forma de Aristóteles se acerca mucho a la idea platónica. Es la esencia, lo que cada sustancia o ser es, lo que hace que la materia indeterminada se convierta en algo concreto. Es lo que determina la naturaleza de cada ser.La causa eficiente, también llamada energía, es la tercera causa. Platón veía en los seres lo ideal y no lo dinámico pero según Aristóteles, sólo con ideas no se construyen las cosas. Sin el principio del movimiento no pueden entenderse los cambios. La idea es sólo la posibilidad, mientras que la causa que la realiza es más fuerte que la idea. Causa agente es, por tanto, la que provoca el proceso de cambio.La causa final es aquello para lo cual sucede algo, y por tanto es necesario para explicarse un proceso. Todo sucede con miras a un fin, en el hombre y en la naturaleza.

En la misma naturaleza de una cosa está incluido su fin

Para Aristóteles el hombre es un compuesto de materia (cuerpo) y forma (alma). El concepto de alma es el de principio vital, es decir, el alma es lo que distingue a los seres vivos, y que puede ser de tres tipos:

Vegetativa (plantas)
Sensitiva (animales)
Racional (hombre)

Existe una sola alma para cada hombre, material y corruptible, que muere con el cuerpo, con el cerebro. Pero también hay “otro tipo de alma”, no personal, el entendimiento, que es la misma para todos los hombres y es inmortal.

En cuanto a la ética aristotélica nos encontramos nuevamente con la la felicidad;
El fin último de los hombres es la búsqueda de ésta. Cada ser es feliz realizando la actividad que le es propia. Lo más propio del hombre es su actividad contemplativa, es decir, pensante.
Pero la felicidad absoluta es cosa de Dios. Los hombres deben conformarse con una felicidad limitada: la posesión de las virtudes morales.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *