Filosofía teórica

Share Button

Las ciencias, al contrario, poseen de ordinario unos perfiles determinados y restringidos, tanto por la materia o el tema a los que se aplican, cuanto por la perspectiva que adoptan.
Las distintas ciencias siempre dejan fuera de su campo de visión aspectos «reales» de lo estudiado.
No obstante, ninguna de estas disciplinas ni el conjunto de ellas es capaz de descubrir el significado último del padecimiento en la existencia de las personas. Por el contrario, la antropología y, más en general, la filosofía, alcanzan a ver en el dolor, entre otras cosas.

C) El significado clásico de la abstracción

Durante siglos, el término «abstraer» era utilizado primariamente para indicar un paso en el conocimiento humano. Alzarse desde el conocimiento sensible hasta el conocimiento intelectual.
Nuestros sentidos externos e internos ofrecen un conjunto de datos que, aislados del entendimiento, aportan unas noticias de superficie y variables. No obstante, a partir de esos datos la inteligencia es capaz de «ex-traer» un conocimiento mucho más intenso y significativo, que permite advertir lo que aquellas realidades son en su constitución y sentido íntimos.
El hombre conoce la realidad tal como es en sí, aunque de manera imperfecta; el animal, por el contrario, la traduce en función de sus propias necesidades.

La abstracción como elevación y su papel en la filosofía
El término «abstracción» aludía tradicionalmente que permite captar lo que son las personas y demás seres que nos rodean.
A partir de los datos que aporta la sensibilidad, la inteligencia conoce lo que son las distintas realidades.
d) Abstraer como «prescindir de»

La limitación de la inteligencia humana


La inteligencia es limitada: no se basta a sí misma. Para conocer la realidad tal como efectivamente es, necesita del apoyo de los sentidos. La limitación de la inteligencia lleva consigo que se dejen de lado algunos datos o caracteres particulares que los sentidos sí captan.
La sensibilidad percibe, la abstracción lleva también consigo cierta pérdida o abandono.
Como cada uno de estos rasgos excluye a todas las demás, no cabe que el hombre «abstracto» gozara simultáneamente de unas y de otras: si es alto no podría a la vez ser bajo.
El concepto universal de hombre incluye cualquiera de esas carácterísticas opuestas, pero solo potencialmente, no en acto.

El »abstraer de» y su papel en las ciencias


El conocimiento intelectual es un tipo de saber más elevado, pero que omite ciertos aspectos de lo real.
Buena parte de los filósofos, y el hombre de a pie de nuestros días, identifican la abstracción con la merma o disminución de contenidos.
En cierto modo, para muchos de nuestros contemporáneos, incluidos algunos filósofos, abstracto viene a equivaler a difuso y vago, complicado e irreal.

La abstracción se considera un atributo propio de la filosofía, cuando de hecho no la caracteriza a ella y sí a buena parte de las ciencias actuales.

E) Alcance real y concreto de la filosofía


Las ciencias particulares tales como la física, la biología, la sociología o la historia, estudian la realidad desde puntos de vista propios. En cambio, la auténtica filosofía se pregunta por la realidad tal como es en sí misma, y no puede permitirse el lujo de dejar fuera aspectos que son reales. La filosofía es más complicada que las ciencias particulares.  Gilson considera que la filosofía debe orientarse metodológicamente hacia lo real concreto, en lugar de pretender capturar esencias puras.

Nueva recapitulación


Las ciencias comprueban experimentalmente los resultados. El término de referencia de sus afirmaciones no son ya los individuos singulares de los que han partido, sino las clases en las que aquellos se encuadran… o los modelos. La filosofía atiende necesariamente a la realidad tal como en sí misma es.
Y lo que realmente es (o existe) son siempre individuos singulares. De ahí que el filósofo haya de tener en cuenta no solo lo común, sino también las «singularidades» de cada una de ellas: pues esas diferencias también son, y la metafísica o filosofía primera estudia la realidad en cuanto es y tal como es.
Cada una de las realidades existentes no es de hecho independiente de las restantes. La filosofía resulta imprescindible para los científicos, en cuanto les permite: i) completar los conocimientos especializados que obtiene a través de su disciplina y ii), sobre todo, integrarlos con los de los demás hombres de ciencia y con los que se originan en el conocer espontáneo, en la literatura, la religión, etcétera.

El horizonte sobre el que el filósofo recorta cualquiera de sus investigaciones es siempre el todo


Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *