Epicureos y estoicos

Share Button

Helenismo

Época histórica que empieza con las conquistas de Alejandro Magno y su Imperio. Esto provoca la desaparición de las polis y de la ciudadanía por si misma, dejando la población de ser ciudadana a ser «súbdita»; y pasando la «capital intelectual» de Atenas a Roma. La época clásica se caractriza por basarse en un equilibrio (Ethos); el cual pasa a una época de crisis, agitación e inestabilidad (Pathos). Las escuelas ésticas que se irán formando a lo largo de este período, darán respuestas a la incertidumbre y una serie de pautas para buscar la felicidad.

Estoicos

Escuela ética que trascendíó a su época y llega hasta el presente; los estoicos se comprometen con la sociedad y el género humano.

-«Hombre soy, nada de lo humano me es ajeno».

-Todo lo que existe es materia, todo lo que influye en algo y/o es influido por otra cosa es material. El mundo es una totalidad cerrada y compacta, y el vacío está fuera de él. No existen los géneros ni las especies, sólo existen los individuos.

-Son cosmopolitas, aceptan la igualdad de todos los humanos.

-Son seguidores de heráclito y los cínicos

-La vida tiene sentido,el mundo está bien hecho, la «providencia» es el destino o inteligencia que rije el funcionamiento del cosmos, nada puede escaparse de este destino ya que es el que hace que todo este «ordenado» y «funcione».

-La actitud estoica, que aunque acepte la «providencia» y el destino, no es para nada pasiva, al contrario, es tremendamente activa; un estoico, convencido de que cada humano no es más que una parte del cosmos, igualmente respetable que cualquier otra, no se limita a buscar su propia felicidad, sino que considera a todos los hombres como semejantes y se preocupa acctivamente por su bienestar. Se suele caracterizar por la lucha contra las pasiones, es decir, la «apatía», el control de los deseos, las emociones, las pasiones… Lo cual nos impide ser arrastrados por un comportamiento irracional. En un estoico, las decisiones deben de estar guiadas por la razón y la virtud. Sólo debe preocuparse de aquello que sea consecuecia directa de sus actos.

-La felicidad es la «ataraxia»; la calma y serenidad frente a los problemas. El sujeto debe ser «fuerte» y forjarse un carácter fuerte y firme, dispuesto a ir contra las dificultades y no darse nunca por vencido.

Epicúreos

Epicuro de Samos, hijo de atenienses, con lo cual él mismo era ateniense pese a haber nacido en Samos; despreció toda investigación y todo tipo de conocimiento que no sirviese para encontrar la felicidad, ya que, según él; una filosofía que no ayudase a evitar el dolor y las preocupaciones sería como una medicina que no curase enfermedades, es decir, una filosofía estrictamente práctica.

Epicuro funda «el Jardín», el cual funcionaba como una comuna  en la cual todos veneraban a Epicuro y aprendían de él; lo cual lo hacía muy parecido a un monasterio.

Los epicureos son materialistas, todo lo que existe es corpóreo. Coinciden casi exactamente con Demócrito. Coexisten las leyes naturales que rigen la caída de los átomos en condiciones normales y el azar que provoca esos movimientos repentinos y espontáneos. Los dioses viven felices en el espacio existente entre los mundos.

Para los epicureos, el criterio definitivo de verdad es el placer y el dolor; si sentíos placer después de hacer una acción es que ha sido correcta, y si sentimos dolor, es que ha sido incorrecta.

Todos los seres vivos tienen una tendencia natural e innata a buscar el placer y evitar el dolor.

Los deseos pueden ser:

          – Naturales y necesarios

          – Naturales y no necesarios

          – Ni naturales ni necesarios

Se recomienda buscar siempre los placeres naturales y necesarios, algunas veces los naturales y no necesarios; pero nunca los no naturales y no necesarios.

Los placeres estáticos consisten en la eliminación de una necesidad o un dolor mietras que los dinámicos constituyen un refinamiento del placer y conllevan una búsqueda activa del mismo. La ética epicurea insiste en la conveniencia de vivir con sobriedad.

La «ataraxia» o calma se alcanza suprimiendo el miedo con el tetrafármaco:

1. No temer a los Dioses

2. No temer al dolor; el dolor es fácil de evitar

3. No temer a la muerte

4. El placer es fácil de conseguir: debemos buscar siempre los placeres naturales necesarios (comer y beber con moderación) y algunas veces los naturales no necesarios.

No participan en política, sino que buscan el retiro y la tranquilidad del campo («jardín de Epicuro»)

En física son atomistas, como Demócrito y creen que existen infinitos mundos.

Los estoicos, en física, son seguidores de Heráclito. Creen que el mundo es un «todo», lo comparan con un gran animal que tiene vida y del cual todos formamos parte. El fuego es el símbolo de la vida de ese gran organismo y nuestra calma es una chispa de ese fuego eterno (Espinosa)

Escépticos

Estaban más centrados en la lógica y el lenguaje. La ataraxia o clama viene de la «epojé» o distanciamiento; no afirmar ni negar nada: analizar y criticar todas las afirmaciones pero no comprometerse con ninguna. Descartes, fue influido por los escépticos.

El fin del escéptico consiste en la calma respecto a las opiniones y el equilibrio de las pasiones. Esta escuela filosófica se caracteriza por ser «hipercrítica», es decir «no se creen nada» para así evitar una afirmación falsa sobre el mundo.

No consideraban un valor bueno o malo en sí; sino que algunas formas de actuar son mejores que otras.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.