Desventajas del ahumado

Política


Vamos a hacer un recorrido filosófico que nos va a llevar a conocer
distintas filosofías que han analizado la vida en sociedad de los
seres humanos.

La teoría política en Grecia:

Las ideas básicas del ideal griego de sociedad nos las ofrecen dos
grandes filósofos griegos Platón y Aristóteles. Estas ideas son las
siguientes.Para los filósofos griegos el ser humano es un ser social por
naturaleza. La naturaleza social del ser humano se considera algo
positivo y bueno para él. El ser humano no vive en sociedad por
egoísmo o por satisfacer sus necesidades, sino porque esa manera
de vivir pertenece a la esencia del ser humano. Solo en la sociedad
encuentra el ser humano su realización y su perfección.
Hemos definido al ser humano como un ser racional, ahora también
lo vamos a definir como un ser social.
Para los filósofos griegos el bien común de la sociedad, de la polis
está por encima del bien particular de los individuos.
Para los filósofos griegos la vida virtuosa debe presidir la vida en
sociedad, de tal manera que la sociedad y sus instituciones deben
ser virtuosas al igual que lo deben ser sus ciudadanos. Ciudadanos
virtuosos hacen a su sociedad virtuosa.

La teoría política en la Edad Media


Durante toda la Edad Media la filosofía cristiana de Santo Tomás
afirma que todas las leyes de la sociedad deben supeditarse a la ley
divina.

La teoría política en la Edad Moderna

En esta época comienza a criticarse el poder absoluto de los
monarcas que nos llevara a la caída de las monarquías absolutas y
la aparición de otras formas de gobierno como el parlamentarismo.
La Edad Moderna supone la separación entre la política y la
religión. Las leyes políticas no podían depender del poder divino ni
estar supeditadas a la autoridad de Dios.Durante esta época surge la llamada teoría del contrato social.
La
vida en sociedad surge de un pacto entre los seres humanos y no
porque nuestra naturaleza nos lleve a vivir en sociedad.
Hobbes afirma que el ser humano es egoísta por naturaleza, ya

que este solo persigue su propio bien y la consecución del propio
placer. Su visión del ser humano se refleja en su famosa frase “el

Hombre es un lobo para el hombre”



En esta situación el ser humano se ve en la necesidad de realizar
un contrato para que ese egoísmo natural no acabe con el mismo.
Sin ese pacto para poder convivir la humanidad acabaría en un
estado de guerra de todos contra todos. Ante la imposibilidad de
mantener ese estado de guerra de todos contra todos, los seres
humanos ceden el poder a un monarca absoluto para vivir con
seguridad. Ese pacto es irreversible.
Hobbes le otorga el poder al monarca para que haga cumplir ese
pacto. Hobbes defiende como sistema político ideal la monarquía
absoluta, Leviatán. El monarca debe ejercer un poder absoluto
sobre sus súbditos.
Locke afirma también que la sociedad es fruto de un pacto entre los
seres humanos, pero tiene una visión más positiva sobre el ser
humano. Para Locke el ser humano vivía en un estado presocial, un
estado de naturaleza en el que vivíamos en completa libertad e
igualdad. En ese estado el ser humano tenía dos derechos: el
derecho a la libertad y el derecho a la propiedad privada. Incluso en
ese estado que nos parece ideal la vida se haría insostenible
porque al no haber leyes ni nadie que imparta justicia se
degeneraría en un estado de guerra. En esa situación de violencia y
guerra el ser humano buscaría posibles soluciones. La solución
sería un pacto en el que cada uno cedería el poder de castigar a un
poder legítimo y así todos viviríamos en un estado de paz y
armónía. Con el pacto social se cede el derecho a castigar para
preservar la libertad y la propiedad privada. Los ciudadanos le
conceden ese poder a la autoridad para poder sobrevivir.
Locke defiende un sistema político en el que se dé una separación
de poderes, legislativo, elaboración de las leyes, ejecutivo
encargado de ponerlas en práctica y judicial, encargado de resolver
los posibles conflictos. La independencia de los tres poderes es la
base del sistema democrático actual.
Rousseau presenta al ser humano en un estado presocial como bueno por naturaleza y su bondad le hará vivir en plena libertad e igualdad. En ese estado de naturaleza vive en contacto directo con la naturaleza, de ella obtiene todo lo necesario para cubrir sus necesidades primarias. Ese ser humano es más emocional que
racional, solo desea satisfacer sus necesidades.Rousseau describe al buen salvaje que vive en estado de feliz
ignorancia. Si ese estado natural es tan sublime ¿porqué lo
abandona para vivir en una sociedad que lo corrompe?, ¿se ha
impuesto la sociedad por la fuerza o voluntariamente?. Rousseau
no da respuestas a estos interrogantes.


Rousseau defiende una sociedad regida por la “voluntad general”,
esto significa que cada uno de nosotros debemos sentirnos
integrantes del estado de manera que defender el todo sería
defender a cada una de sus partes. El sistema de gobierno que Rousseau defiende es la democracia
asamblearia, una democracia directa.

Otras teorías políticas Maquiavelo


Durante el Renacimiento adquiríó una gran importancia el
pensamiento político de Nícolás Maquiavelo, que recoge en su obra
El príncipe”.
Pensaba que el hombre era esencialmente malo y se necesita un
orden político para controlar a ese hombre. Todo lo que resulte útil
para ejercer el poder y controlar a la humanidad es bueno. Las
leyes deben obligar a todos los ciudadanos, pero no por el bien
común sino por el bien del estado. El fin del estado es la vida en
paz de los ciudadanos y para conseguirlo es lícito emplear medios
amorales si las circunstancias lo exigen.
Maquiavelo afirma que hay leyes específicas de la política que no
siempre coinciden con las leyes morales y éticas. Esas leyes tienen
una utilidad práctica que deben guiar al príncipe. El príncipe ha de
combinar la fuerza del león y la astucia del zorro. Ha de incumplir su
palabra y recurrir a la traición si es necesario, ha de procurar ser
amado por sus súbditos, pero si no es así, ha de hacerse temer
porque el miedo asegura la obediencia. Maquiavelo propone
actitudes contrarias abiertamente a la moral. Si el príncipe se ve
obligado a actuar en contra de la ética para conservar su estado,
debe aparentar ser integro y piadoso, aunque no lo sea. Solo si un estado tiene el poder suficiente, puede lograr estabilidad, paz y
seguridad. El objetivo de la política es mantenerse en el poder y aumentarlo si
se puede y para este fin justifica todos los medios empleados. El fin
del estado es la paz y la prosperidad económica y para conseguirlo
es lícito emplear medios amorales si las circunstancias lo exigen.
Marx
Marx afirma que la carácterística esencial del ser humano no es la
racionalidad sino su actividad material que le conduce a satisfacer
sus necesidades mediante el dominio de la naturaleza y eso no es
otra cosa que el trabajo.
No es la actividad de un ser humano en
concreto sino la de todos los seres humanos que forman una
sociedad, un todo organizado y ordenado. Solo en el seno de esa
sociedad puede el ser humano realizarse como ser humano.
Para el marxismo el ser humano forma parte de la sociedad de tal
manera que debe someterse a esa sociedad por el bien de la
colectividad. Una sociedad que Marx considera igualitaria. 


El ideal de sociedad es la sociedad comunista, que se caracteriza por la
abolición de las clases sociales, la propiedad privada y la
eliminación del Estado. El comunismo supone la subordinación de
la persona a la colectividad. Solo en esa sociedad igualitaria quedan
garantizados los derechos individuales.
El marxismo como sistema político ha fracasado en la historia
porque anula la libertad personal de los ciudadanos.

La teoría de la justicia de Rawls


Del mismo modo que todo individuo busca el bien, toda sociedad busca la justicia, que es el bien de todos. La ética del bien es una ética personal y la ética de la justicia es una ética social.
El filósofo norteamericano John Rawls ofrece un modelo de ética
pública basado en el consenso y el diálogo para hallar un concepto
de justicia válido para todos. Los principios de esa justicia han de
ser elaborados por los propios destinatarios de esa justicia. Propone
un procedimiento llamado el “velo de la ignorancia” que consiste
en reflexionar sobre lo siguiente: si no supiéramos cuál va a ser
nuestro lugar en el mundo (riqueza, sexo, inteligencia, raza,
fortaleza, estatus social etc.), ¿qué principios de justicia querríamos
que tuviera el lugar en el que vamos a vivir?. Si antes de ser arrojados a una sociedad concreta, desconocemos qué ventajas o
desventajas personales va a tener cada uno para desenvolverse
seguramente seríamos capaces de acordar unos mínimos exigibles
para poder vivir justa y dignamente. Rawls propone algunos principios de justicia que se elegirían:  Todos somos libres e iguales, con los mismos derechos y libertades.  Ya que somos libres cada individuo es responsable de sus propios actos y decisiones.  Y si somos iguales el estado no puede abandonar a los que han nacido con desventajas de las que no son responsables. El estado ha de intervenir para garantizar la igualdad de oportunidades.

La ética del consenso de Habermas


El filósofo alemán Jürgen Habermas defendíó la ética discursiva o
del diálogo. Afirma que una norma moral es buena si se alcanza
como resultado de un consenso entre todos a los que esa norma
afecte. Las normas tienen validez universal si son aceptadas por
consenso en una situación ideal de diálogo.
El diálogo debe tener
los siguientes requisitos:  Todos los afectados por una determinada norma deben participar en el diálogo.
 Todos deben tener las mismas oportunidades de argumentar su postura.
 No puede existir coacción de ningún tipo.
 No se ha de tener en cuenta solo el interés particular, sino el
interés común.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *