Descartes sustancia infinita

Share Button

Duda y certeza


La duda en Descartes es el punto de partida de su filosofía. Convencido de que debe someter todo cuanto conoce a una revisión crítica, comienza a dudar de todo (tal como establece en la 3ª parte del DM). La duda cartesiana difiere de la escéptica, porque es metódica y preliminar (es necesario dudar antes de llegar a la certeza), y se destruye a sí misma al engendrar certeza (crítica). Primero duda de las verdades sensibles, que sucumben rápidamente (pues carácterístico del Racionalismo es rechazar el conocimiento sensible), pero posteriormente surge la duda acerca de la existencia de la realidad externa. Aquí Descartes aduce la hipótesis del sueño (ficticia o hipotética), tras la cual no podemos tener certeza de estar despiertos o no. Pero aún así, las verdades matemáticas siguen vigentes. La duda ficticia alcanza su máxima expresión (hiperbólica) con la hipótesis del genio maligno (deus deceptor), por la cual es posible que continuamente esté siendo engañado por un ser superior cuya misión es hacer que tome como verdaderos los resultados matemáticos sin serlos. Aquí se tambalean las verdades matemáticas. Así que ya no queda ninguna certeza. Pero si soy engañado, tengo que ser para ser engañado, pues cuando pienso que me engaño, estoy siendo. Así que si pienso, existo (cogito ergo sum). Esta afirmación es la primera certeza, pues resiste todas las pruebas de la duda. Descartes tomará el cogito como la primera cosa evidente, lo que puede distinguir clara y distintamente (entendiendo por clara una idea transparente a la mente y distinta, separada y bien configurada), y por tanto, al no guardar duda alguna, lo tomará por verdadero. Descartes considerará que las cosas que tan clara y distintamente reconozca serán ciertas, es decir, aquellas que tome por evidentes. Pero el cogito no es la aplicación de la regla de la evidencia, ni tampoco un razonamiento, o una deducción de una premisa anterior. En él no hay ni antes ni después, sino simultaneidad, pues pensar y existir no tienen por qué ir relacionados, sino que mientras pienso descubro que existo, a la misma vez, pues bien podría ser que si dejara de pensar dejaría asimismo de existir. El cogito es la autoevidencia existencial, a la que llego tras pasar por la más exagerada duda (hiperbólica), y admito que para pensar, es preciso existir, por intuición intelectual (inspectio mentís, mirada del alma). Esta intuición intelectual es, junto con la deducción, las dos operaciones de la mente (presentadas en el DM). Es precisamente la intuición la que permite alcanzar la evidencia, y a partir de ella, establecer el criterio de certeza: aquello que considere evidente será siempre verdadero

Res cogitans y res extensa

A partir del cogito, se concluye que somos una cosa que piensa (res cogitans
). Para Descartes esta res cogitans es el alma, pero no al estilo platónico ni aristotélico, ni tampoco escolástico, sino entendíéndola como una sustancia finita y pensante. La Metafísica cartesiana adjudica a Dios el concepto de sustancia (infinita y pensante) y lo análoga posteriormente a las cosas creadas (sustancias finitas). Modifica el argumento ontológico de S. Anselmo, siendo Dios una sustancia infinita y ser perfectísimo cuya esencia implica su existencia. De las cosas creadas dirá sustancias finitas que necesitan de Dios para ser y ser conservadas, y que se conciben clara y distintamente, la pensante (cogitans) en relación con la extensa y viceversa. Dios, la sustancia infinita pensante, es autosubsistente, pero las sustancias finitas, si bien independientes cogitans y extensa para existir y ser concebidas la una de la otra, ambas requieren a Dios para ser y mantenerse en el ser (aunque un accidente como un recuerdo o una sensación necesita a la res cogitans, pues si no, ¿cómo podría pensarse en una cosa si no hubiera sujeto que la pensase?). Esta analogía dice que las sustancias finitas son completas en sí mismas, pero incompletas en cuanto al unísonó forman el compuesto humano. Para explicar la comunicación de las sustancias, se recurre a la glándula pineal (de esta manera se explican, por ejemplo, los movimientos voluntarios del cuerpo por las pasiones del alma). Pero rechaza de la antropología un dualismo. Para Descartes, el cuerpo y el alma no se encuentran como el piloto alojado en su nave, sino que de tal manera están unidos que se confunden el uno con el otro (pues cuando el cuerpo sufre, lo sentimos, no solamente por el entendimiento, sino físicamente también). La Metafísica de Descartes estudia las sustancias, los atributos (esencia de la sustancia) y los modos (cualificaciones de la sustancias), con lo que, resumiendo, podemos decir que son tres sustancias: Dios (sustancia infinita y pensante, ser perfectísimo y autosubsistente), res cogitans (el alma, sustancia finita y pensante, que siente, conoce, quiere, ignora, y depende de Dios) y res extensa (lo material, sustancia finita y extensa que se caracteriza por la figura, el movimiento, el reposo, el color, el olor, el sabor, el tacto… y que depende de Dios).

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.