Analisis comentario de texto del discurso del metodo de descartes

Share Button

RESPUESTAS


 

1ª/  Contexto histórico, cultural y filosófico del texto


Descartes, hombre polifacético e inquieto, cultivó las ciencias y participó activamente en los sucesos de su tiempo, como muestra de ello cabe decir que es el inventor de la Geometría Analítica, seguidor de las tesis heliocéntricas de Copérnico y Galileo y soldado en los frentes de batalla en los que se enfrentaron a lo largo del siglo XVII católicos y protestantes. La figura de Descartes (1596- 1650) representa ejemplarmente el ambiente que se vivía en el siglo XVII. Europa se enfrenta con graves problemas que exigen nuevos métodos para solucionarlos. La nobleza aún conserva el poder, pero cada vez resulta más cuestionada  por continuas revueltas campesinas y conflictos con la burguesía. El capitalismo naciente trata de abrirse paso. Hay hambre, aumentan los impuestos, surgen en muchas naciones europeas las monarquías absolutas.
Culturalmente hablando, es la época del Barroco, en el que predomina una actitud pesimista.
Filosóficamente hablando, La filosofía “oficial” de la época seguía siendo la Escolástica medieval; pero no podía satisfacer la inquietud de los intelectuales de la época, marcados por el nuevo enfoque de la ciencia, representando por Copérnico y Galileo. Sin embargo, también en este aspecto el pasado se resiste a morir: la Inquisición se muestra muy activa  y a Galileo casi le cuestan la vida sus descubrimientos científicos. El mismo Descartes, pese a su prudencia, no se salva de persecuciones y conflictos con el poder (publicó su Discurso de forma anónima). La naturaleza se compone de átomos. Descartes planteará un modelo de naturaleza mecanicista, en el que todo es explicado recurriendo sólo a la materia y a su carácter extenso, siendo ésta infinitamente divisible. Descartes toma de la escolastica  alguno de sus conceptos (ejemplo: Las nociones de Dios y de sustancia)
, pero, al mismo tiempo,  reniega firmemente de la validez de sus métodos. Pero la influencia más constructiva que se aprecia en Descartes es la de la nueva ciencia, es decir, aquella que se ha ido configurando en torno a la revolución en el campo de la astronomía, interesantes las reflexiones sobre el método de autores como Bacon y Galileo, de las que Descartes parte para formular el suyo propio. La importancia de Descartes consiste, además, en que él inicia la corriente del racionalismo, caracterizada básicamente por la afirmación de la existencia de ideas innatas y la razón como un instrumento capaz de conocer toda la estructura de la realidad partiendo desde sus propios fundamentos. También es significativo Descartes por haber hecho depender el conocimiento del sujeto y no de la realidad, es decir, a partir de Descartes, la relación sujeto-objeto que implica todo acto de conocimiento, se explicará a partir del sujeto, del yo, y no ya de las cosas. En definitiva, la importancia de Descartes consiste en que él inicia la filosofía moderna, al poner en duda los cimientos de la filosofía medieval e inaugurando un nuevo camino que será proseguido por filósofos posteriores. Descartes es el último pensador medieval a la vez que el primer pensador moderno; y es precisamente esta ambigüedad la que va a  caracterizar gran parte de la herencia cartesiana.

2. a.  Explicación de los términos subrayados en el texto. Sustancia

Sustancia es una cosa que existe de tal manera que no necesita de ninguna otrapara existir. Por tanto, estricatamente solo hay una sustancia, Dios. Por ello, cuando descartes califica el yo pienso o los cuerpos como sustancias, aplica ese concepto de un modelo analógico, ya que el yo y los cuerpos tienen cierta independencia respecto a otros seres, pero ambos han sido creados y por tanto, dependen de Dios. Las sustancias se caracterizan por Atributos. Hay tres (infinitud, pensamiento y extensión) por ello hay tres tipos de sustancias: infinita, pensante y extensa. En segundo lugar, las sustancias, excepto la infinita, tienen modos que son las distintas modificaciones que pueden sufrir los atributos Alma:
El término “alma” aparece mencionado en las últimas líneas de este fragmento como sinónimo del término “yo” y aparece descrito como aquello que es “totalmente distinto del cuerpo y más fácil de conocer que éste”. El alma constituye la res cogitans o sustancia pensante.

Razón:

La razón no es una simple facultad de conocimiento, sino una estructura innata a la mente humana, que se caracteriza por la intuición y la deducción. Por la intuición la razón capta las ‘naturalezas’ u objetos simples sin posibilidad de duda o error. Por la deducción se obtienen los objetos mas complejos.

Clara y distinta:

según descartes ‘entiendo que es claro aquel conocimiento que es presente y manifiesto a un espíritu atento, tal y como decimos que vemos claramente los objetos cuando estando ante nosotros, actúan con bastante fuerza y nuestros ojos están dispuestos a mirarlos’. Es distinto aquel conocimiento que es en modo tal esparado y distinto de todos los otros, un conocimiento distinto es un conocimiento perfectamente delimitado y diferenciado de los demás.

Duda:

Incertidumbre o falta de decisión sobre la verdad o falsedad de un enunciado que hasta ese momento es, por ello, solo una creencia u opinión. La falta de decisión lleva al inmovilismo, a la ‘puesta entre parentesis’ de cualquier acto o afirmación. La duda puede ser escéptica o metódica (como la cartesiana).

Pienso, luego soy:

El cogito es la primera verdad en el orden del conocimiento y ello en dos sentidos: por una parte porque es la primera verdad a la que llegamos cuando hacemos usode tu duda metódica y en segundo lugar porque a partir de ella podemos fundamentar todas las demás. Viene a ser el axioma básico a partir del cual desarrollar toda la filosofía como un sistema de conocimiento absolutamente fundamentado


2. b.  Exposición de la temática planteada en el texto. Texto 1:


El tema que se expone en este fragmento del Discurso del Método es la afirmación cartesiana del carácter sustancial del alma, la cual es independiente del cuerpo y más fácilmente cognoscible que éste. Esta sustancia aparece caracterizada con el atributo del pensamiento y es radicalmente distinta del cuerpo donde “parece” hallarse. El fragmento que comentamos aparece después del hallazgo por parte de Descartes del cogito, Descartes había aplicado un proceso de duda sobre los fundamentos de la verdad y el resultado había consistido precisamente en el hallazgo de esa primera verdad evidente: el cogito, cuya existencia se establece con total certeza. Una vez establecida la existencia de un sujeto pensante, es necesario establecer, a su vez, en qué consiste esa actividad pensante. Por ello, podemos analizar este fragmento de esta manera: 1/es verosímil “fingir” la no existencia de ningún elemento material: ni cuerpo ni mundo o lugar alguno. 2/ no se puede dudar o fingir que el yo no sea algo o no exista, pues, precisamente, la duda acerca de la verdad de las cosas materiales refuerza aún más la evidencia de la existencia de un yo no material. 3/ si se deja de pensar, no se puede certificar la existencia del yo. 4/el yo existe como una sustancia cuya esencia radica en el pensamiento y es independiente de cualquier elemento material. 5/el alma, como sustancia pensante o yo, es enteramente distinta del cuerpo, más fácil de conocer que éste y, aunque el cuerpo no fuese, no dejaría de ser todo lo que es.

Texto 2:

En la primera parte expresa el propósito que el tenia de adoptar el método que toma de las matemáticas. Se proponía emplear su razón de la mejor forma posible, es decir, poder discernir lo verdadero de lo falso y encontrar un criterio  de verdad. En la segunda parte expone las ventajas que se desprenden del empleo de ese método, piensa que todo lo que tiene que ver con el conocimiento tiene la misma estructura que los razonamientos matemáticos. Por tanto se trata de un método que es valido para todo conocimiento. Quiere poder entender las ideas de forma clara y distinta que son los dos rasgos constitutivos de la evidencia. Y de la evidencia depende la posibilidad de considerar que algo es verdadero. Por tanto el método es el camino hacia la verdad

. Texto 3:

En este texto, Descartes se plantea los elementos fundamentales de la duda metódica, no puede aceptar como verdadero ningún conocimiento que tenga lugar a duda. Es necesario dudar de todo y considerar como falso todo lo que es posible poner en duda. Es una duda absoluta, no escéptica, pues se espera hallar la verdad. El escepticismo, por el contrario, niega la verdad. Descartes aplica la duda en niveles: A) Los sentidos nos engañan. No es prudente fiarse de quien nos ha engañado en alguna ocasión, por lo que será necesario someter a duda y, por lo tanto, poner en suspenso todos los conocimientos que derivan de los sentidos. Puedo considerar, pues, que no hay certeza alguna en esos conocimientos, y considerar falsos todos los que se deriven de los sentidos. B) Ni siquiera podemos distinguir con claridad la vigilia del sueño, Esta incapacidad de distinguir el sueño de la vigilia, por exagerado que nos parezca, ha de conducirnos a extender la duda a todo lo sensible y al ámbito de mis pensamientos. La indistinción entre el sueño y la vigilia me lleva a ampliar la duda de lo sensible a lo inteligible, de modo que todos mis conocimientos me parecen ahora muy inciertos. C) Aun así, parece haber ciertos conocimientos de los que razonablemente no puedo dudar, como los conocimientos matemáticos. Sin embargo Descartes plantea la posibilidad de que el mismo Dios cuando nos crea de permite que a veces me equivoque, por lo que podría permitir que me equivocara siempre, incluso cuando juzgo de verdades tan «evidentes» como la verdades matemáticas. En ese caso todos mis conocimientos serían dudosos y, por lo tanto, según el criterio establecido, deberían ser considerados todos falsos. D) Sin embargo, dado que la posibilidad anterior puede parecer ofensiva a los creyentes, Descartes plantea otra opción: la de que exista un genio malvado que esté interviniendo siempre en mis operaciones mentales de tal forma que haga que tome constantemente lo falso por verdadero, de modo que siempre me engañe. Así, la duda ha de extenderse también a todos los conocimientos que no parecen derivar de la experiencia. / Descartes piensa que lo que no tiene lugar para duda alguna es el ‘cogito, ergo sum’ Pienso, luego existo (Primera verdad)

2. c.  Justificación de la temática planteada en el texto desde la posición filosófica del autor del texto. Parte 4:

La reacción cartesiana contra el escepticismo sumada a su interés por la ciencia va a significar en Descartes el afianzamiento en el rechazo del error y en la búsqueda de la verdad. Descartes insiste reiteradamente en la necesidad de rechazar el error, lo que va asociado inevitablemente a la búsqueda de la verdad. Reacio a aceptar los argumentos de los escépticos que afirman la imposibilidad de que haya algún conocimiento verdadero, Descartes se dispone a investigar con el fin de determinar algo con certeza: incluso si ese algo es que no puede haber conocimiento verdadero alguno. La razón se ha equivocado en numerosas ocasiones hasta el punto de que Descartes considera necesario reconstruir el edificio del saber sobre bases firmes y seguras, si es que esto es posible. A la idea de que es necesario un método para alcanzar el conocimiento Descartes añade la precisión de que ese método tiene que elaborarse de acuerdo con el que utilizan los matemáticos en sus investigaciones. Y ello, porque lo que hace verdaderos los conocimientos matemáticos es el método utilizado. No es que las matemáticas sean un tipo de saber distinto del resto de los saberes. Si la razón es única, el saber es único, y debe haber un único método para alcanzar la sabiduría. Es en esta época (1618-1619) cuando Descartes concibe la idea de un saber o de una ciencia universal, la «Mathesis universalis


El método es una serie de reglas ciertas y fáciles, tales que todo aquel que las observe exactamente no tome nunca a algo falso por verdadero, y, sin gasto alguno de esfuerzo mental, sino por incrementar su conocimiento paso a paso, llegue a una verdadera comprensión de todas aquellas cosas que no sobrepasen su capacidad». Descartes nos propone  la intuición y la deducción como los dos únicos modos de conocimiento y, por lo tanto, como aquellos elementos sobre los que se debe construir el método, que consta de  cuatro reglas o preceptos del mismo: la regla de la evidencia, la del análisis, la de la síntesis, y la del recuento.

Parte 2:

La duda es el punto de partida del método cartesiano, un método que se inspira en el modelo matemático y que solo acepta dos operaciones mentales para llegar a la verdad: la intuición (captación inmediata de una verdad intelectual) y la deducción (cadena de intuiciones perfectamente enlazadas). Este método ha de basarse en cuatro reglas: -Evidencia como punto de partida. La duda cartesiana es universal, metódica y teorética. Es una duda que se plantea por tres motivos: porque no podemos fiarnos de los sentidos, porque no podemos estar seguros de la existencia de los objetos sensibles por la imposibilidad de distinguir la vigilia del sueño, y porque hasta puede que un genio maligno haya puesto su empeño en que me equivoque siempre al razonar, con los cual ni las matemáticas serían ciertas. Pero, a un paso de caer en el escepticismo, Descartes descubrió una verdad libre de toda duda: la existencia del pensamiento, pienso luego existo. A partir de este momento, Descartes estaba en condiciones de construir su metafísica, puesto que había encontrado una primera verdad libre de toda duda.  Llamamos sustancia a aquello que existe por sí mismo y la metafísica tradicional distingue tres sustancias: el alma (sustancia pensante), Dios (sustancia infinita) y el mundo (sustancia extensa).

SUSTANCIA PENSANTE

– Es posible que todo lo que pienso sea falso, pero hay algo evidente: que yo lo estoy pensando. Esta frase “Pienso, luego existo”, también conocida como el cogito cartesiano, le sirve a Descartes como criterio de certeza, y dirá que todo lo que sea conocido con igual claridad y distinción deberá admitirse igualmente como verdadero. Esta verdad ha sido conocida por intuición, pero ahora empieza la fase deductiva de su pensamiento. Sólo puedo estar seguro de que pienso, pero nunca podré saber si a mi pensamiento le corresponde alguna realidad (solipsismo). Cuando pienso, pienso ideas. Las ideas son, por una parte, un acto mental y, en este sentido, todas tienen la misma realidad; pero, por otra parte, representan objetos y, en este sentido, no todas tienen la misma realidad, porque no todas representan lo mismo. Por ejemplo, no es lo mismo la idea de un árbol que la de una sirena. Pero, desde el punto de vista del cogito, yo sólo puedo estar seguro de las ideas como actos mentales, no de la existencia de los objetos que representan. No obstante, Descartes vence el solipsismo. Para vencerlo, investiga el origen de las ideas y así distingue: a) Adventicias, que son las ideas que proceden de las percepciones; por ejemplo, un árbol. Entre éstas, Descartes cita la idea de infinito. 

SUSTANCIA INFINITA

– A partir de la idea de infinito Descartes demuestra la existencia de Dios. Y lo hace mediante tres argumentos: -Si me reconozco como un ser imperfecto, es porque tengo la idea de un Ser Perfecto, es decir, de Dios. –Cuando pienso en Dios, pienso en lo más perfecto. La existencia es una perfección. Luego, Dios tiene que existir. Argumento ontológico, que Descartes toma de San Anselmo. A partir de la existencia de Dios, demuestra la existencia de la realidad exterior. 

SUSTANCIA EXTENSA

– Si Dios es infinitamente bueno y veraz, no puede permitir que nos engañemos cuando pensamos que el mundo existe, luego el mundo tiene que existir.Descartes no había podido demostrar a partir del cogito que a mi pensamiento corresponde una realidad, pero sí lo consigue a partir de Dios. Ahora bien, lo que Dios garantiza del mundo son las cualidades primarias, que son objetivas. Concibe el universo como una máquina, en el que todo funciona según leyes. Para resolver esta cuestión, Descartes adopta el modelo platónico según el cual el alma es independiente del cuerpo. El alma es pensamiento,

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.