Alma encarcelada Platón

Share Button

1 La virtud es un concepto empleado en la filosofía desde los sofistas hasta Aristóteles, pasando por Platón.
La democracia aparece como una de las 6 formas de gobierno ideal en Aristóteles junto con la monarquía, tiranía, aristocracia (como en Platón), oligarquía y demagogia.

La virtud en Sócrates aparece como el saber mismo que hace conocer al hombre, lo que es mejor para sí mismo llevándole a una vida feliz. La virtud en toda la filosofía aparece como un concepto que proporciona la felicidad. En los sofistas el saber esta necesariamente identificado con la virtud.
En Aristóteles el bien supremo es alcanzar la felicidad, pero no consiste en placer como los epicúreos, sino en obrar conforme a la virtud (areté). El alma humana es virtuosa cuando realiza bien su función, como en el carácter, gobernado por las virtudes morales, como al pensamiento, regido por las virtudes intelectuales. La virtud moral consiste en el control de los deseos por parte de la razón, es decir, seguir el término medio entre el exceso y la insuficiencia puesto que ambas llevan al vicio. Las virtudes se adquieren por la realización de buenas acciones de modo que la virtud en un ámbito racional se adquiere con la práctica. El término medio está en la virtud.

La virtud en Platón aparece en su ética debido al paralelismo entre las virtudes morales, las clases sociales y partes del alma, de manera que todas las necesidades de la sociedad queden cubiertas y se alcance la justicia como armónía entre las clases, es decir, cuando cada uno ocupe su lugar. Así por ejemplo los productores o artesanos que se ocupan de las necesidades económicas, son aquellas en las que prevalece el alma y poseen la virtud de la templanza, mientras, que en los guardianes que defienden la ciudad y hacen cumplir las leyes, predomina al alma irascible y la virtud del valor, y en la que deben gobernar la polis, predomina el alma racional y la virtud de la prudencia que puede garantizar una vida feliz.

2La filosofía surge como paso del mito al logos. Los presocráticos, se basaban en la physis para realizar teorías acerca del origen (arkhé), eran más bien físicos antes que filósofos. Se basaban en elementos de la naturaleza como el agua, el apeiron, el aire, el fuego, los 4 elementos etc… para refutar sus ideas. El mito y la costumbre prevalecen en la mentalidad de los presocráticos, hacían caso a lecturas míticas, a la propia naturaleza, sin centrarse en el ser, que es el norte del cambio en la Edad Antigua cuando entra en juego Platón con su problema del ser humano y problema del conocimiento, que es totalmente contrario al mito, por lo tanto es una explicación racional (logos). El gran cambio aparece con Aristóteles puesto que el si habla de una primera sustancia, pero no es un elemento natural, ni tiene devenir como propónían los presocráticos no cambia, porque el primer motor para Aristóteles es el motor inmóvil que corresponde a Dios, que no es un ser natural puesto que es un ser inmortal y que es forma y acto puro. La esfera celeste aspira a ser como Dios y esto produce su movimiento ya que esta animada, o sea, poseen alma.

Aristóteles define la filosofía primera como ontología o el estudio del ser en general. El ser es un término análogo lo que quiere decir que hay un sentido esencial de ser que es la sustancia que solo existe en los individuos concretos y se define como el ser por sí mismo distinguíéndolo del ser por otro. El ser es una única sustancia compuesta por alma y cuerpo. El alma tiene distintas funciones: nutritiva, sensitiva y también pensante si es un alma humana. Esto nos lleva a hablar del conocimiento por el cual la filosofía ha avanzado mucho pasando por encima a los presocráticos y a Platón, pues los presocráticos decían que todo era cuestión de opinión (doxa) y rechazaban los sentidos como fuente del conocimiento (episteme). En Platón también aparece el mundo terrenal (sensible) como un mundo en el que rige la mera opinión.
La filosofía con Aristóteles da un giro y aparece la explicación empirista del conocimiento en la que a partir de las sensaciones y de la creencia junto con el sentido común y la imaginación, podemos aprender, abstrayendo la forma o concepto universal gracias a la razón y al trabajo del entendimiento agente.

En conclusión, la filosofía en cuanto al tema del origen ha avanzado gracias al paso del mito al logos, que ha traído una serie de cambios por los cuales se volvíó empírica y dejo de ser racionalista. Ya no son creíbles aquellas cosas que no pueden demostrarse, eso es lo que nos demostró Aristóteles dejando de lado toda la filosofía platónica y presocrática

3La relación que podemos hacer sobre el mito de la caverna es la relación vana entre el mundo de las ideas y el mundo sensible. Puesto que los prisioneros al estar encarcelados únicamente pueden ver sombras y oír ruidos del exterior, que únicamente son copias de las imágenes y ruidos verdaderos, tal y como propone Platón, puesto que en el mundo sensible que es el mundo terrenal al cual pertenece al cuerpo mortal, únicamente encontramos ideas que son copias de las ideas perfectas e inmutables que se encuentran en el mundo eterno de las ideas. Nuestra alma pertenece al mundo de las ideas mientras que nuestro cuerpo se encuentra en el mundo sensible. Según el dualismo antropológico de Platón, nos componemos de ambas sustancias. El alma tras descender al mundo terrenal queda atrapada en el cuerpo. Los prisioneros deben descender fuera de la cueva para conocer el mundo real y verdadero (mundo de las ideas) y su alma podrá ser liberada tras un proceso de reminiscencia por el cual conocer es recordar lo que el alma un día vio en el mundo perfecto de las ideas. Tenemos 3 tipos de alma según Platón: el alma racional la cual tiene adjudicada la virtud de la prudencia que garantizaría la vida feliz. El alma apetitiva cuya virtud es la templanza pues representa las posiciones innobles y por ultima, el alma irascible cuya virtud es el valor.

En su ética Platón hace una relación entre los habitantes de la ciudad, y los tipos de alma con sus tipos de virtudes. La ciudad en Platón se concibe como una ciudad ideal en la cual se gobierna de forma justa, esto nos lleva a la conclusión de que los gobernantes deben ser filósofos que conocen el bien y saben aplicarlo. Para ello deben darse dos condiciones: la primera es la eliminación de la desigualdad social y la segunda es la abolición de la familia. La teoría platónica de la justicia se fundamenta en 3 principios:
El principio natural por el cual ordena que cada ciudadano ocupe su lugar, el principio colectivista por el que el individuo debe someterse al estado, y el principio teodosico por el que el individuo tiene como fin el fortalecimiento del estado. Los prisioneros de la caverna tras ascender podrán ver la luz del sol que según Platón se encuentra situada en el centro de todas las ideas y representa la idea del bien, con lo cual, los prisioneros pasarían a formar parte del mundo de las ideas y su alma quedaría libre

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *